¿CUÁL ES EL MENSAJE QUE ME TRAES?

Desde nuestra primera respiración en este mundo, experimentamos el contacto, la mirada, el sonido de las voces de otras personas y en un recorrido a veces fácil y agradable y otras no tanto aprendemos a relacionarnos con otras personas. Esperamos ansiosos al alimento y atención de nuestra madre primero, extendiéndolo después a nuestro padre y demás integrantes de la familia. Vamos registrando cada palabra, cada mirada, cada gesto y de acuerdo a lo amorosos o no que éstos sean, creceremos expandidos y flexibles o temerosos y cubiertos de defensas para que nadie nos lastime.

Si bien uno lo vive de esta manera, estamos inmersos en un aprendizaje karmático por espejo, o sea que vamos a nacer en una familia que nos muestre o refleje lo que nos ha quedado por aprender.

Llegamos aquí sin memoria de otras vidas y creemos todo lo que vemos, a veces sin entender de que se trata. Es como si nos dieran una obra a representar en la cual nosotros traemos un papel para desempeñar, (aprendizajes pendientes, cancelaciones kármicas, misión o misiones a cumplir), en esta especie de “escenario”, no estamos solos. Acordamos venir con las personas con las que tuvimos conflictos en tiempos pasados, y que nos van a mostrar de qué se trata el aprendizaje. Acordamos venir con seres a los que amamos inmensamente, que estarán con nosotros para cobijarnos y tendernos sus manos cuando lo necesitemos.

Cada persona que llegue a nuestra vida, tendrá algo para mostrarnos, algo para enseñarnos, algo para ofrecernos, solo tenemos que aprender a ver de qué se trata ese “algo” para crecer y ganar en amor y libertad.

Si descubrimos el “secreto” en cada relación, enriqueceremos inmensamente nuestras vidas y nos ayudará a conectarnos con nuestra verdadera esencia, con nuestras profundidades, con nuestras sensaciones más íntimas. También empezaremos a amigarnos con nuestras sombras, sonreírnos de nuestros errores, respetarnos y querernos tal cual somos. Simplemente estamos aprendiendo… creciendo.
El camino del autoconocimiento nos brindará los elementos para descubrir la razón de nuestro personaje, de nuestro papel en esta historia y nos abrirá a los mensajes que nos traen las relaciones.

Consulta Astrológica

Consulta Astrológica
Consulta Presencial o en línea
Cel 322 1254491

La carta natal es un mapa del cielo para el momento de tu nacimiento. A través de ella puedes saber cuáles son tus fortalezas y debilidades para trabajar sobre ellas y sacar el mayor provecho posible. Los tránsitos planetarios se refieren a los movimientos de los planetas que están sucediendo en este instante y que dan una energía determinada para que ciertos eventos sucedan, tanto en lo interno como externo. Este informe te ayuda a conocerte más y a entender los sucesos, así como también a buscar el camino de la toma de consciencia si es tu deseo.

Carta Astral6

ALCANZA TU SUEÑO… ¡PONTE EN MARCHA!

Siempre tienes tu lugar, donde te encuentras ahora, ese es tu lugar.

¿Deseas más? Pues entonces debes moverte. Quieto allí, ya tienes todo lo que este espacio te puede dar, todo lo que tiene te pertenece. Ahora, sientes que hay algo que no te satisface, que algo no está completo o no lo tienes. Si deseas algo especial, nuevo, que has soñado antes ó, ha surgido ahora, no importa el motivo, el origen eres tú.

Entonces, trata de ser dinámico. Si necesitas un cambio, haciendo lo mismo de siempre, es difícil que lo logres. Al aceptar que evolucionas, vas en camino a tu deseo.
Por supuesto que tienes que declarar que vas hacia un logro. Para ello tendrás una clara meta que puedas alcanzar y luego la que sigue y así sucesivamente.
Arma una estrategia de metas realizables, esto es, cosas posibles que te acerquen a tu deseo, en los tiempos que sean razonables. Debes poner atención al orden y sus tiempos pues sino, te desanimarás. Además, desecha todo aquello que no te es útil para tus metas porque, solo son un peso extra sin beneficio.

De nada te sirve querer alcanzar tus metas sin prepararte, así que éste es tu primer nuevo lugar. Apróntate para comenzar. Recuerda, un viaje es más cómodo, seguro y satisfactorio cuando puedes elegir el medio de transporte, la ruta, qué necesidades debes cubrir y esas cosas que puedes prever. A partir de aquí te pones en marcha hacia tus metas. Prevé todo aquello que puedas y sé flexible, para poder modificarte en cuanto sea necesario. ¡Claro! Todo es dinámico, no esperes que si tú te mueves el resto de las cosas de tu vida y entorno se paralicen.

También allí habrá movimientos. Tú influencias tu medio y con más razón pueden aparecer “coincidencias” que te llevarán en andas y van a hacerse presentes “resistencias” a tus metas. Nada de trabas, si eres flexible, si te adaptas, saldrás renovado y exitoso. Entonces disfruta de ti y de tu libertad. Tu voluntad te lleva directo a las metas que has diseñado para alcanzar ese logro especial.
Es de esperar también que tú te resistas. Esta es la versión vieja de ti que quiere quedarse cómodamente en tu actual estado. Son tus miedos. No te preocupes… con todo ese miedo continúa, sigue, no dejes que tu vieja imagen te robe la nueva vida que has deseado tanto como para ponerte en marcha. Permítete tener un poco de miedo, eres un ser normal, así evolucionas, superándote. Solo cumple contigo. Moldea tu carácter y que tu nuevo temple te acompañe. Esta oportunidad que has buscado te la mereces.

Acepta tus debilidades y acepta tus triunfos. Al fin y al cabo, tus éxitos son sólo para ti. Nadie sabe más que tú qué necesitas para ser feliz. No admitas en tus pensamientos las palabras derrotistas de los miedos ajenos. Sé tú quién decida cómo y cuándo hacer tus cambios. No esperes que quienes están en un lugar “ventajoso” te entiendan. Los verdaderos exitosos, sólo siguen sus corazonadas. No hacen responsables a nadie de sus aprendizajes simplemente, los asumen. Hay una gran meta para cada Ser, esta consiste en llegar al final de lo que necesite para sí mismo. Sonríe, llena tu corazón de esperanza, que nada cambie tu convicción y llega hasta tu deseo…

…ponte en marcha. ¡Siempre puedes comenzar!

Daniel Joffe

Sanando la relación con nuestros padres

Te garantizo que este ritual puede cambiar tu forma de entender y de relacionarte en tu vida, no sólo con tus padres, con tu pareja, con tus hijos, con los demás. No te dejará indiferente. Te animo a que lo pruebes.

Debes hacer 3 cosas:

(1) La carta

Escribe 2 cartas independientes. Una a tu madre y otra a tu padre. En ellas debes plasmar:

  • Todo lo que necesitabas y no obtuviste
  • Todo lo que querías decirles y no te atrevías
  • Todo lo que deseabas cambiar y no podías
  • Todo lo que no soportabas
  • Todos los temas pendientes

Se trata de escribir una carta para cada uno de ellos en las que te des permiso para abrir la compuerta de frustraciones y cosas reprimidas de tu interior.

Hazlo con entrega. Con sinceridad, sin engañarte, sin miedo. No te calles nada. No importa si aparecen cosas feas, o insultos, o rabia o tristeza…

Si no expresas lo negativo, se enquista dentro de ti.

No hay prisa por acabarlas, puedes dedicar varios días a esta tarea si lo necesitas.

Algo que debes tener muy claro en este ritual, es que estas cartas son privadas, solo tuyas. Nadie debe leerlas, por ningún motivo,  ni mucho menos tus padres.

(2) Quema las cartas

Junta ambas cartas y quémalas en algún recipiente donde puedas conservar las cenizas.

Después pon las cenizas en una bolsa.

(3) Ejercicio de visualización

Busca un lugar de la naturaleza hermoso, que te guste especialmente, donde puedas realizar unos minutos de meditación.

Cuando toda tu atención esté centrada en tu respiración haz esto:

  • Visualiza a tu madre, convertida en una niña de dos o tres años que llega a este lugar tan bello. Es una niña muy pequeña, es inocente y está indefensa. Habla con ella, pregúntale cómo es su infancia, cómo la cuidan, qué miedos tiene, qué necesita… Date cuenta de que ella también es una niña indefensa y que ha sido víctima de su entorno. Cuando puedas verla con ternura, dale un beso y déjala marchar.
  • Visualiza ahora que llega tu padre, convertido en el niño de dos o tres años que fue.Míralo perdido e indefenso, inocente, tierno. Date cuenta que ha sido víctima de su entorno. Pregúntale qué necesita para ser feliz, cómo lo tratan los adultos, cómo es su vida… Cuando lo puedas ver con ternura (puedes besarlo, acunarlo…), despídete de él y deja que se vaya o, si lo deseas, hazlo muy pequeño e introdúcelo dentro de tu corazón.

Antes de acabar la meditación vuelve a centrar tu atención en la respiración e imagina que atraviesas, como si fueses un rayo de luz blanca, el tiempo y te proyectas feliz y notando el amor y la energía que eres, en el futuro.

Al acabar la meditación, busca un rincón hermoso para depositar las cenizas de las cartas. Si lo deseas puedes dibujar con tu dedo un corazón o un pájaro que se aleja volando libre usando las cenizas como pintura.

Es un ritual sanador muy intenso y como te he dicho de una gran trascendencia para ti. Te animo a que lo intentes, es un paso más hacia la vida conectada y consciente.

Entre hacer y no hacer siempre hay que elegir hacer. Alejandro Jodorowsky

Pregunta Alexis:

“Tengo 29 años soy mexicano y estudié finanzas, actualmente no tengo trabajo. Tengo un bloqueo mental cuando me piden que resuelva algo que tenga que ver con números. No le encuentro sentido a la vida. Me considero un fracaso. He contemplado la idea de irme a vivir a Montreal y darle un giro completo a mi vida, ir en busca de una mujer que conocí en el df y encontrar mi paz mental y felicidad. Pero la verdad es que me da miedo tomar la decisión, ¿qué hago?”

Alejandro Jodorowsky: Voy a contestarte con una historia:

Un hombre, perfectamente sano, comenzó a tener miedo de enfermarse de los brazos. Fue a visitar a un doctor. Este, tras largos exámenes, concluyó: “¡Lo único que podemos, si usted teme enfermarse de los brazos, es cortárselos, así no podrá atrapar ninguna enfermedad en esas extremidades!” Lo hicieron. El paciente, manco, se sintió seguro un tiempo. Pero después empezó a tener miedo de atrapar una enfermedad en las piernas. Esta angustia no lo dejaba vivir. Consultó de nuevo al médico y este lo convenció de que al no tener piernas dejaba de atrapar una enfermedad en ellas. Se las cortó… Pasó el tiempo. Convertido en hombre-tronco, en un carrito de ruedas, el paciente volvió al consultorio, con un terror tremendo de atrapar una enfermedad en las vísceras. El doctor construyó una máquina especial con pulmones, hígado, corazón, tripas y demás vísceras, artificiales; separó la cabeza y la conectó al mecanismo, arrojando el resto del cuerpo a la basura. La cabeza, feliz, sin temor de atrapar enfermedades, se sintió asegurada… Mas un día lo que quedaba del paciente comenzó a llorar. El médico, intrigado, quiso saber la causa de su pena. La cabeza, prisionera de las válvulas de plástico, tristemente respondió: “¡Es que tengo muchas ganas de revolcarme desnudo en la hierba!”.

A veces, por temor a perder algo, nosotros mismos lo eliminamos. Sacamos los sentimientos de nuestro corazón por miedo a no ser correspondidos. No luchamos para obtener un triunfo por miedo a no lograrlo. No construimos nuestra vida en la forma que queremos por miedo a las dificultades que se van a presentar en el camino. No saciamos nuestros deseos por miedo a ser atrapados en ese placer, convertido en vicio. Nos vamos mutilando para darnos cuenta, un día, que esas ilusiones, sentimientos, deseos, aún persisten, que tenemos un apetito voraz de vivir; pero ya es demasiado tarde: hemos perdido la fuerza de obtener lo que queremos…

Alexis, no eres el único que se mutila por miedo. Lee la pregunta que me envía Mara y reflexiona:
“Tengo 19 años, me doy cuenta de que mi familia ha sido un freno, debido a que no encajo en sus expectativas. Tengo que cortar con ella, estoy convencida de ello, y cada vez que lo intento, hay un sentimiento, una inseguridad y miedo, que no me deja dar el siguiente paso… ¿Como puedo romper con esta prisión mental?”.

La palabra no es la cosa. Las prisiones mentales son inmateriales: puedes salir de ellas dando un paso real. Hay algo que no ceso de repetir: “Entre hacer y no hacer siempre hay que elegir hacer. Si no hacemos, nos frustramos para toda la vida. Si hacemos y nos equivocamos, nos queda la experiencia”.

El Poder de la Apreciación por Jocelyne Ramniceanu

hojas_de_otono

Pasamos nuestros días sin grandes cambios y la mayor parte del tiempo andamos en automático sin saber cómo hacer para que nuestra realidad mejore, se torne más apacible, menos preocupaciones, más alegre. No notamos que para que haya un cambio en nuestra realidad nos hace falta agregar un ingrediente muy importante. No nos damos cuenta de la importancia que tiene el apreciar.

Cuando apreciamos lo externo, intrínsecamente, nos estamos incluyendo, esto va en ambos sentidos, la apreciación es un sentimiento que parte desde nosotros, sale de nuestro interior y por lo tanto nos beneficiamos. La apreciación y el amor hacia nosotros son las herramientas más importantes para nutrirnos.

Apreciar tiene el mismo valor que ser agradecido, son hermanos en el camino ascendente hacia la paz y la alegría. Apreciar es un estado del ser. Cuando apreciamos algo o a alguien, al igual que cuando estamos agradecidos, nuestra energía vibratoria cambia y se eleva. Los pensamientos oscuros, las preocupaciones y la ansiedad se desvanecen y transmutan cuando nuestro foco de atención se traslada a aquello que nos hace sentir amor, afecto, aprecio, agradecimiento y aceptación. Las contrariedades quedan disueltas y nuestro estado interno cambia.

Hay situaciones que nos provocan ira, tristeza, temor, pero está en nuestras manos hacer el click, (cambio) y mirarlas con nuevos ojos y en el caso de que esto resulte difícil, evitar que ese sea el foco de nuestra atención. Si quieres mejorar tu realidad no debes de enfocarte en lo que está mal, céntrate en lo que puedas apreciar.

Podemos vivir la vida con la determinación de ver lo que está bien y dejar de prestarle tanta atención a lo que anda mal para apreciar más. Esto nos garantiza una vida más placentera, amorosa y alegre. Como ya sabes, tú creas tu realidad a partir de tus pensamientos, entonces ¿te imaginas como sería tu realidad si aprecias más y juzgas menos?

Son nuestras creencias las que nos hacen pensar que somos indolentes si no le prestamos atención a ciertas situaciones caóticas. Esto estaría bien si tu no supieras que eres el creador de tu realidad.

Debemos enfocarnos en apreciar, en vez de criticar lo que nos rodea y culparlo de nuestro descontento aunque encontremos justificadas razones para hacerlo. Cuando dejamos de criticar y de juzgar, es muy fácil apreciar. Apreciar es aceptar las cosas tal como son. Esto es lo que genera el cambio, y no cuando reaccionamos.

La apreciación abre la puerta de nuestra consciencia y nos permite ver más allá, porque la mente que piensa, la mente que opina y juzga queda por fuera.

La energía de la apreciación es benevolente y mientras más apreciemos, más generosa se tornará nuestra vida. ¿Te imaginas que el universo te devuelva esto? La vida es como una pantalla donde tu mente se proyecta. Primero crees, piensas, y sientes y luego experimentas de acuerdo a ello.

Todo en la vida es un regalo, y cuando llegas a comprender esto, te mantendrás en un estado de continua apreciación. A veces necesitamos conocer lo desagradable para poder aprender a apreciar.

La apreciación es una acción, es algo que podemos hacer en cualquier instante, no toma más que eso, una decisión. Eso es todo lo que requiere.

Si observamos atentamente, encontraremos que la raíz de todo lo bueno que nos sucede tiene su origen en la apreciación. Cuando aprecias te abres a recibir lo semejante a tu vibración.

Apreciar es valorar. Es decirle Si a todo. Y cuando le dices si a todo el universo te complace. Cada vez que aprecias le estás pidiendo “MAS RAZONES PARA APRECIAR POR FAVOR” y él universo te obedece enviándote más razones que te alegren para que sigas apreciando. Así es como funciona. Mientras más alegrías tengas más rápido tus circunstancias mejorarán. Todo comienza desde adentro.

La alegría y la felicidad no vienen dadas por recibir algo que no tenemos sino por nuestro estado de apreciación. Aumenta tu apreciación, amando y apreciando incluso a la enfermedad porque ella es la portadora de un mensaje que pide cambio, y su propósito es avisar.

Para estar en paz hay que soltar lo que se fue, apreciar lo que queda y abrirnos a lo que vendrá. Acepta lo que llega a ti, totalmente y por completo, de modo que puedas apreciarlo y aprender de ello y luego dejarlo ir.

Apréciate por lo que eres no por quién deberías ser. Cualquier cosa que haya ocurrido, mira atrás apreciando la experiencia. Aprecia todo lo que tienes, no dejes que el tiempo te haga apreciar lo que tuviste. Tus padres y tus hijos seguramente te han dado cantidad de razones para apreciarlos, enfócate en eso. Casi siempre lo significante se esconde dentro de lo que parece insignificante así que si quieres sentirte feliz, alegre, y en paz, entonces aprecia todo lo que se encuentra frente a ti, espera menos, y evita juzgar dejando de lado cualquier expectativas.

Si te resulta difícil apreciar algo, recuerda tan solo eliminar el juicio.

El amor crece en el jardín de la apreciación. Enfócate en la apreciación, y en la gratitud, y verás cómo tu experiencia se torna abundante en el amor y en más situaciones positivas.

La persona más feliz en el mundo es aquella que aprecia constantemente.

Te amo
Jocelyne Ramniceanu

Tengo derecho a los Milagros

Tienes derecho a los milagros debido a lo que eres. Recibirás milagros debido a lo que Dios. y ofrecerás milagros debido a que eres uno con Dios. Una vez más, ¡cuán simple es la salvación! Es sencillamente una afirmación de tu verdadera Identidad. Esto es lo que celebraremos hoy.

Tu derecho a los milagros no se basa en las ilusiones que tienes acerca de ti mismo. No depende de ningún poder mágico que te hayas adscrito ni de ninguno de los rituales que has ingeniado. Es inherente a la verdad de lo que eres. Está implícito en lo que Dios, tu Padre, es. Tu derecho a los milagros quedó establecido en tu creación y está garantizado por las leyes de Dios.

Hoy reivindicaremos los milagros a los que tienes derecho, pues te pertenecen. Se te ha prometido total liberación del mundo que construiste. Se te ha asegurado que el Reino de Dios se encuentra dentro de ti y que jamás lo puedes perder. No pedimos sino lo que en verdad nos pertenece. Hoy, sin embargo, nos aseguraremos también de no conformarnos con menos.

Comienza las sesiones de práctica más largas de hoy diciéndote a ti mismo con absoluta certeza que tienes derecho a los milagros. Cierra los ojos y recuerda que estás pidiendo únicamente lo que por derecho propio te pertenece. Recuérdate también a ti mismo que los milagros jamás se le quitan a uno para dárselos a otro, y que al reivindicar tus derechos estás haciendo valer los derechos de todo el mundo. Los milagros no obedecen las leyes de este mundo. Proceden simplemente de las leyes de Dios.

Después de esta breve fase introductoria, espera en silencio la ratificación de que se te ha concedido tu petición. Has pedido la salvación del mundo así como la tuya. Has pedido que se te concedan los medios a través de los cuales se puede lograr esto. Es imposible que no se te den garantías al respecto. No estás sino pidiendo que se haga la Voluntad de Dios.

Al hacer esto, no estás realmente pidiendo nada. Estás afirmando un hecho innegable. El Espíritu Santo no puede sino asegurarte que se te ha concedido tu petición. El hecho de que la aceptases lo confirma. Hoy no hay cabida para la duda ni la incertidumbre. Estamos haciendo por fin una petición real. La respuesta es una simple exposición de un simple hecho. Recibirás la ratificación que buscas.

Nuestras sesiones de práctica más cortas serán frecuentes, y estarán dedicadas a recordar un simple hecho. Repite hoy frecuentemente:

Tengo derecho a los milagros.

Pídelos cada vez que se presente una situación que los requiera. reconocerás tales situaciones y como no estás dependiendo de ti mismo para encontrar el milagro, tienes pleno derecho a recibirlo siempre que lo pidas.

Recuerda también que no te debes conformar con nada que no sea la respuesta perfecta. Si te asaltan tentaciones, di de inmediato:

No intercambiaré milagros por resentimientos.
Quiero únicamente lo que me pertenece.
Dios ha establecido mi derecho a los milagros.
Que DIOS nos Bendiga.

Desconozco su autor.

Tomado de sincrodestino2012.ning.com