Pasos del Despertar Espiritual. Paso 33: El Iniciado

La energía del Iniciado es difícil de describir porque está más allá de la mente, más allá del subconsciente y del intelecto. Está fuera de lo que consideramos la evolución terrestre. Está aquí y no está aquí al mismo tiempo. Intentar ponerla en palabras y descripciones es un ejercicio un tanto fútil, como las primeras palabras del Tao Te Ching que dicen que el Tao que puede definirse no es el Tao verdadero. La gracia de Dios que puede ser definida no es la gracia de Dios. La espiritualidad que puedes explicar no es espiritualidad. La filosofía que puedes explicar no es una filosofía completa, porque, al final, es un sentimiento tanto como un concepto.

El Iniciado está fuera de la evolución humana. Está más allá, en otro lugar. Traspasando esta evolución aquí hay innumerables dimensiones. La experiencia física que describimos como humanidad es una molécula, una forma-pensamiento. Hay otras incontables. Algunas están justo aquí. Hay gente caminando sobre esta tierra, que estuvieron originariamente en lo físico hace 1000 años. Ahora son energías más allá de la mente.

Las 33 energías del hombre son 33 energías que forman una energía, una energía total. El modo de visualizar la es imaginar 33 hebras de hilo entrelazadas. Conforme se retuercen una alrededor de otra, forman una cuerda. Las 33 energías son parte de nuestra evolución. Son el camino de salida y la autopista dentro de esta evolución. Han estado aquí desde el comienzo de los tiempos; estarán aquí más allá del final del tiempo porque son infinitas.

Conforme trabajaba sobre mí mismo durante años y pasaba a través de los procesos que han sido descritos en este libro, la puerta interior se abrió para mí. Empecé a comprender qué está verdaderamente ocurriendo aquí.

Lo que está pasando es maravilloso. En un sentido, para la pequeña mente humana es terriblemente aterrador. Pero por otro lado, es terriblemente bello. Para mí, la decisión fue fácil, porque yo había estado en todos los sitios, había hecho de todo y si yo no buscaba otro lugar para evolucionar, estaba acabado. Muy probablemente, me habría proyectado fuera del plano terrestre. Habría atraído un suceso que me permitiera acabar esta existencia. Como sucedió, una puerta apareció. Cada vez que llegué al final de un grupo de energías, de una serie de experiencias, de una serie de comprensiones, justo cuando me senté y pensé “Bien, esto es todo, Stu, podrías irte al otro barrio y vale”, otra puerta se abrió.

Para muchos de vosotros, el proceso también funciona así. Acabáis con el rollo de este plano mundano. Acabáis con la porquería, así que no necesitáis morir. Lo que necesitáis es el coraje de evolucionar.

Las 33 energías del hombre comprenden un poder sagrado que no está en los libros. No puedes conseguirlo en un seminario. Es una comprensión más allá de la mente. El intelecto dirá que ninguno de estos mundos existe. Pero conforme te acercas a ellos, sabrás que están allí. Probablemente ya sabes que está allí.

Recuerdo un día caminando en las montañas de nuevo México, cerca de un lugar llamado Sipapu, donde cada año me encuentro con mis amigos y presento seminarios en lo alto en las montañas. Caminaba por un sendero de montaña con mi perro. El animal, de repente se agitó y luego se quedó quieto como una piedra. Sus orejas tiesas orientadas hacia el otro lado del camino, hacia arriba, sobre una pendiente con algunos abetos. Miré hacia arriba, esperando ver algún pequeño animal. En vez de eso, lo que vi fue misterioso, asombroso.

A unos 30 metros a mi derecha había una forma geométrica, de color violeta; flotaba en el aire a la altura de la cabeza, rotando despacio. Cuando digo que era geométrico, no era parte de cualquier forma geométrica a las que estamos acostumbrados. No era un cuadrado ni un triángulo, ni un cubo, ni algo oblongo. Pero tenía proporciones geométricas. Suena contradictorio, pero experimenté la percepción de una forma geométrica y aún no puedo explicar su geometría. Es como si existiera en un mundo de 5 dimensiones o en un estado multidimensional, que se convertía para mi beneficio en una percepción tridimensional.

Observé, mesmerizado, como rotaba. Era increíblemente bella. Se movía de un modo extraño, con propósito. Tenía serenidad. Me pareció que tenía inteligencia. Sabía lo que estaba haciendo. Después de un rato, mi perro se quedó satisfecho de que no hubiera nada sobre la pendiente que le pudiera interesar y se echó a andar. Yo seguí observando la forma geométrica que flotaba y giraba. De repente, instantáneamente, cruzó el camino de tierra. Yo no tenía percepción de movimiento, de que viajara la distancia que nos separaba. Estaba unos 30 metros más allá e instantáneamente estaba frente a mí.

No había apariencia de movimiento entre los dos lugares. Estaba allí y repentinamente estaba flotando, a la altura de la cabeza a menos de un metro frente a mí. Flotaba ante mis ojos, rotando increíblemente despacio. Estaba mostrándome aspectos suyos. La forma geométrica era muy compleja, pero muy bella.; cuanto más la miraba, más veía. Había formas dentro de formas, colores dentro de colores. Tenía lo que sólo puedo describir como personalidad. Tenía carácter, algo sagrado, una identidad espiritual. No era sólo un diagrama mecánico en movimiento. Era un ser, un ser geométrico. Tenía una enorme espiritualidad y tenía un modo de atraer mi concentración hacia dentro de su bondad.

Flotó allí por un momento, luego me dio lo que sólo puedo describir como un anillo color dorado. Realmente no me lo dio; flotó cerca de mí. El anillo era de unos 20 cm de diámetro. El anillo dorado era una pista, una llave si prefieres llamarlo así, que abriría una puerta que llegó tres años más tarde. El anillo flotó sobre mí a unos 40 cm sobre mí cabeza. Al momento siguiente a darme el extraño anillo, la forma geométrica se inclinó hacia mí sutilmente, como si fuera una silenciosa oración o reconocimiento.

El proceso de estar frente a mí y lo del anillo, duró unos 30 segundos, entonces se fue por mi izquierda. La vi cruzar una pendiente y pasar un área de hierba, a través de la que fluía un arroyo. Flotó al otro lado del arroyo a unos 6 ó 7 metros. Estuvo colgada en el aire unos 8 ó 10 segundos y desaparición de repente como una pompa de jabón que explotara. Estaba allí y de repente ya no estaba más.

A partir de esa experiencia me di cuenta de que hay muchas cosas más allá de la mente que no entendemos. Desde aquel día, he tenido unas 8 ó 10 experiencias de este tipo, así como visiones internas comparables y símbolos que son parte de la enseñanza o mensaje del anillo. Un montón de cosas sobrepasan mi conocimiento o comprensión. Pero, lo que encontré es que si veo algo que no entiendo, entonces después de un periodo de unos años uniendo las piezas como un puzzle, lo logro entender.

Entraría en detalles, pero a veces es imposible hacer descripciones. Algunas de esas cosas son indescriptibles. Son lugares que no existen, dimensiones que se mueven hacia atrás, doblándose sobre sí mismas. Hay seres que están aquí pero no están aquí. ¿Qué es lo que significa? Algún día tal vez lo sabré. Por otro lado, tal vez la mayor parte nunca lo comprenda. Pero a la vista de eso, en el privilegio de ello, aprendo cosas que no sé y aunque puede que nunca sea capaz de explicarlas todas, algún día alguien, tal vez tú, lo hará.

Por eso, conforme vas hacia la energía 33 como yo lo hice, las visiones te guiarán. La búsqueda te guiará. La fusión te permitirá hacer la trascendencia. Una vez que cruzas, no estás muerto. No estás acabado. No estás sentado en una montaña con una túnica tocando una campanilla con 500 seguidores besándote los pies. Eres el hombre de la basura, eterna, inmortal basura. Mirando calle arriba y viendo a través de la gente como si fuesen trasparentes. Siendo parte de esas dimensiones angélicas. Siendo parte de los espíritus de la naturaleza. Comprendiendo la evolución del agua y del aire, la tierra y el fuego. Viviendo dentro de una dimensión etérica por un lado y siendo un recolector de basura por el otro.

Si te has cruzado alguna vez con una persona que ha logrado maestría sobre la energía 33, nunca lo sabrás. Sé que nunca lograré la maestría sobre ella hasta el día en que deje de enseñar. Poco a poco a lo largo de los años, he empezado a hacer menos apariciones; me muestro en pocos sitios. Así que estoy agradecido, porque estoy llegando allí. Pero un día, cualquier día, voy a comprar un taxi y voy a retirarme al mundo de la energía 33 del hombre, si me permite hacerlo.

Conducirá mi taxi. Y ¿quién estará en el asiento de atrás, sonriendo?. Tú estarás sentado allí, y dirás “Hola, Stu, ¿qué haces aquí?”.

Y yo te diré “Estoy practicando – como tú_-practicando convertirme en nada”

Que Dios te bendiga y guíe tu viaje.

Stuart Wilde

Advertisements

Pasos del Despertar Espiritual. Paso 32: Fusión

Desde la Búsqueda vamos a la Fusión. La Fusión es algo difícil de explicar. Fusión es una consolidación del poder. Irradiando de tu cuerpo sale una energía que normalmente no es visible a simple vista pero que definitivamente está ahí. El nombre que prefiero darle es “etérica”. Alguna gente le llama el cuerpo sutil. Es más que el cuerpo causal, es la totalidad de la energía electromagnética que fluye de ti, imbuida con el sentimiento total que eres. No se ve normalmente, pero puedes entrenarte para verla si reactivas tu visión periférica.

La visión periférica es, por supuesto, percibida con el ángulo del ojo. Tras miles de años, hemos perdido mucha de nuestra percepción periférica; las células de los lados de los ojos han perdido uso porque no necesitamos esta percepción periférica para mantenernos seguros en el bosque. Puedes despertar esas células durmientes de nuevo a la vida y a la utilidad. Se trata de nada más que constantemente preguntarte a ti mismo ¿Qué hay a mi izquierda, y qué hay a mi derecha?” entonces mira al lado sin mover los ojos. Haciendo esto empiezas a activar los bastones de tus ojos. Te explico.

Hay dos tipos de células en tus ojos. Las centrales, llamadas conos y las de los lados, que son más sensitivas que los conos, llamadas bastones. La visión periférica viene de los bastones. Los bastones son ciegos al color, pero pueden captar lo etérico. Sólo practica. Abre tus brazos a cada lado y empieza a moverlos hacia atrás. Nota cuando comienzan a desaparecer de tu vista. Amplia tú campo de visión mirando a los lados constantemente, y en unos pocos meses, tu visión periférica empezará a volver.

Hablemos un poco del etérico. En una persona normal, el etérico está por todo alrededor. Vuela fuera de ellos, respondiendo a las emociones y a las formas-pensamiento, respondiendo a su energía física. Revolotea como vapor. Pero, a diferencia del vapor, es rápido; se mueve como pequeños relámpagos, y están quemando energía a diestro y siniestro.

Cuando regresas a tu interior, el etérico se consolida. Vuelves a la disciplina intelectual y emocional, al control físico, a través de entenderte a ti mismo en un sentido infinito, y rápidamente el etérico se define. Eso te saca de la emoción tribal, porque tu energía ahora no está permeando a los demás conforme vas caminando por ahí. Hay un lugar definido donde estás, y es diferente y distanciado de donde está cualquier otro. Ahora hay un hueco entre ti y el resto del mundo. La fusión tiene lugar por causa de ese hueco. Tus componentes interiores van juntos y otro definido “clic” tiene lugar.

Justo ahora, muy probablemente, tu diálogo interno es negativo. No es una crítica, pero deja que me explique. A causa de la inseguridad y de la programación que adquirimos en la niñez, y de las experiencias que la personalidad recuerda o ha oído, casi todo el mundo tiene un diálogo interior negativo. Así que a alguien se le ocurre una idea y dice “Creo que organizaré un seminario en tres semanas en tal hotel”. La mente dice: “No, no funcionará, nunca conseguirás el dinero, no puedes hacer que funcione”. Tu te sientes bien, y el ego dice que no te sientes bien. Es la perpetua duda interna.

Hay un punto en este viaje, en la fusión, cuando la Búsqueda adquiere velocidad crítica. Te has procesado a ti mismo, has trabajado tus emociones, has pasado por las molestias de todo ello, has pasado por el proceso de descubrir quien eres. Has disciplinado tu mente durante un periodo de años y de repente una sinapsis tiene lugar. Tu diálogo interior cambia de negativo a positivo.

Es casi como si fueras un campo magnético moviéndose gradualmente hacia atrás de una polaridad a cero y de repente, vas a la otra polaridad, como la energía magnética de la tierra hace a veces. En el punto donde la fusión sucede, este cambio tiene lugar. Eres mayormente espíritu y sólo parcialmente cuerpo físico y personalidad. Eso es lo que la Fusión es. En ese momento, tu diálogo cambiará a ser positivo.

Así que irás caminando y pensando “Haré un seminario en tres semanas. No estoy seguro si funcionará. Me pregunto si habrá suficiente gente. Me pregunto qué va a costar”. Tu diálogo interno dirá “Está bien. Hazlo, funcionará. Invierte” Realmente irá adelante y será totalmente positivo. Intelectualmente, puede que seas cauto, pero ahora el diálogo interno contradice al intelecto. Es más poderoso, y saldrá de un modo totalmente positivo de ver las cosas. Tu intelecto dice “No me siento fuerte hoy”, y el diálogo interno responderá con “Estamos bien, bébete una jarra de zumo de zanahoria”. No hay duda, ni la más ligera inseguridad o miedo. El diálogo sabe.

Incluso cuando el diálogo interno necesite avisarte o mostrarte algo que necesitar ajustar, no lo hace de modo negativo. No dice “Cuidado, cuidado, miedo, miedo, peligro, peligro” Sólo dice: “Procede con cautela” o “Echa un vistazo a los nudos de la cuerda antes de bajar este acantilado”. Tú echas un vistazo a la cuerda y te das cuenta de que no está pasada por el mosquetón. Y piensas, “Bien, son buenas noticias. Debería poner la cuerda en el mosquetón antes de descender este acantilado”.

Fusión es un gran momento. Es el sitio donde experimentas la completa consolidación del poder, donde puedes pararte y decir “Yo soy el que soy y acepto eso”. Y quieres decir eso. Resuena eternamente a través de todos tus sentimientos. No hay parte de ti que diga “No, no lo eres”. Fusión te enseña un mundo enorme que no es visible normalmente. Así que fusión sigue después de que la Búsqueda se ha establecido. Entonces se te une otra energía, una energía diferente, que es creada por la Búsqueda y la Fusión, mezclándose y explotando juntas.

Como dije, la 33 energía no es un paso, es más la conclusión de este viaje entero. Es la energía del Iniciado.

Stuart Wilde

Pasos del Despertar Espiritual. Paso 31: Búsqueda Iniciática

Ahora llegamos a los últimos tres pasos de “33 pasos para reclamar tu poder interior”. Estos últimos tres pasos no son realmente etapas son energías o percepciones con las que te puedes alinear. El paso 31 es Búsqueda, el 32 es Fusión. Los pasos 31 y 32 crean juntos la energía 33, que es El Iniciado.

Búsqueda es, por supuesto, ese viaje sagrado desde el ego al espíritu. Pero es más que eso. Creo que cuando tomas la decisión de buscar tu yo Infinito, te unes a una energía interior especial. Puedes llamarle una luz guía, un arcángel, una intuición espiritual, llámale como quieras.

Es casi como si en tu búsqueda hacia lo superior, decidiendo llegar a ser más, un poder invisible se pusiera en marcha para unirse a ti. Hay un proceso interior que funciona y creo que viene de fuera de este planeta, fuera de este mundo. Desde ahí, tú eres vinculado de repente a una energía muy sagrada, antigua, santa, que es más vieja que el tiempo, que viene para darte la habilidad de trascender.

En tus meditaciones, llama al poder de la Búsqueda para que se te una, y sentirás como entra en tu vida. Te mostrará cosas. Le tengo un gran respeto; ayuda a dar forma a un puente desde este mundo a los mundos internos y las dimensiones dentro del Yo Infinito. Es parte del Gran Misterio. De dónde viene, no lo sé; es una reserva de energía que muchos nunca alcanzan. Está aquí para ayudar.

Al final de la evolución de esta tierra, vamos a tener que trascender, porque de otro modo, crearemos daño sobre el plano terrestre, un infierno viviente. El viaje final para todos sobre este planeta es alcanzar el punto dentro de ellos donde está el espíritu, más que el ego. Por el momento, somos cuerpos físicos y egos. Somos italianos, alemanes, franceses, africanos, asiáticos y lo que sea. Al final, seremos todos espíritus que les ha sucedido que están en un cuerpo físico que nació en Vanuatu, o donde quiera que hayas nacido.

La búsqueda es una energía sagrada que llamas a tu vida. No está aquí para que hagas dinero. No está aquí para que ganes poder y tengas más experiencias sexuales. Es una energía sagrada que te ayuda a dejar la emoción de esta existencia.

Te hablé al comienzo del pergamino místico donde has firmado como que deseas evolucionar. Cuando tomaste esa decisión de evolucionar, con lo que estuviste de acuerdo fue con matar el ego. En otras palabras, evolucionar más allá del plano terrestre y permanecer en él es un gran premio. Tienes todos los beneficios de esta increíble evolución, y la belleza de todo ello, pero no te dejas absorber por su agonía. Así que ese es tu premio. Pero, para reclamarlo, has acordado eliminar el ego.

Conforme comienzas con las disciplinas espirituales y empiezas a meditar, ayunar, y hacer los procesos de los que hemos hablado en los 30 pasos previos, empiezas a sacarle poder al ego. Lo que estás realmente haciendo es hacer desaparecer tu personalidad.
Si, en tu viaje, encuentras que has tenido pensamientos mórbidos y sientes como que te estás muriendo o rompiendo, entérate de que esto es parte del proceso. Los sentimientos vienen porque el mundo del ego se está derritiendo así que se siente empequeñecido y triste. Hay gente que me lo ha descrito en mis seminarios como si pequeños trozos de sí mismo se estuvieran rompiendo, como un témpano de hielo que se derrite y se va rompiendo y los trozos se van flotando por ahí. Cada trozo que cae sirve para hacerte más ligero y más espiritual; tu energía crece y con ella tu percepción.

En “Susurrando vientos de cambio”, hablé del símbolo de Cristo en la cruz como un símbolo de la muerte del ego. Has de abandonarte a ti mismo para poder encontrarte a ti mismo. En la historia de Jesús le vemos como una gran luz en un cuerpo humano, con una personalidad y un ego que tiene que morir y elevarse de nuevo después de tres días.

Al pie de la cruz están María Magdalena y las demás mujeres. Este fue un modo de decir que mientras el ego está atravesando su muerte, la feminidad dentro de ti, el yin, la suavidad, el silencio, el Tao, lo sagrado, ha de sentarse, observar y esperar. No hay nada que se pueda hacer para salvar el ego, porque tu espiritualidad no puede verdaderamente renacer hasta que te entregues a la decisión de eliminar el ego.

Por lo tanto Jesús está en la cruz durante tres días, y las mujeres esperan, preparadas para aceptar la muerte del ego de modo que el Cristos y la espiritualidad del Yo Infinito puedan acercarse. Jesús se sitúa en una tumba, o en un estado de trance, un estado meditativo. Es un lugar silencioso, lejos del mundo, del materialismo, de Poncio Pilatos, de los romanos, de los seguidores, de todo el show que estaba teniendo lugar en Palestina es esos tiempos. El está en silencio. Entonces, tres días después, el se eleva de nuevo, aceptando y abrazando el espíritu. En ese momento, se convierte en el Cristo, el Cristos, imbuido del Espíritu santo, trascendente.

El proceso para ti es muy similar. Tu energía subirá y te encontrarás a ti mismo en el apogeo del poder personal; harás milagros para las gentes. Ellos pueden querer seguirte y declararte dios. Pero, al final, tu estás matando el ego, y entrarás en tu tiempo de tranquilidad. Allí te retiras dentro del yin del Yo Infinito, el espíritu en tu interior, cuando se eleva desde su eterno y silencioso descanso y toma el lugar que le corresponde. Asciendes a otro plano de existencia. Pero no estarás muerto; estarás aún en tu cuerpo, aquí y no aquí, humano y no humano, más allá del dolor y la confusión, en una dimensión de prístina claridad, con una visión desapasionada de la heroica evolución de nuestra gente.

Búsqueda requiere que estés de acuerdo con el viaje. Segundo, te pide que comprendas que conforme evolucionas matarás tu personalidad. Eso no quiere decir que no tendrás una personalidad, que no recordarás las cosas, o que no sabrás quién eres. Pero eliminarás la dominancia del ego-personalidad dentro de ti y empezarás a ver las cosas de un modo totalmente diferente. Es como tomar una obra de arte que está pintada en una clase de papel transparente, cuando brilla una luz detrás, y ver el cuadro totalmente diferente.

Vas a coger la luz de la percepción y hacerla brillar detrás de la realidad de tu día a día. Conforme la luz brilla, vas a ver el mundo en su autentico estado de evolución. Verás cómo es realmente, no cómo aparece ante el intelecto. El proceso transformará completamente tu actitud, tu emoción, tu intelecto, tu psicología, tu espiritualidad. También cambiará tu cuerpo físico. Cuanto más espiritual te vuelvas, más rápido vibrarán las células de tu cuerpo, lo que requerirá equilibrio, y más rápido se puede sanar y mantenerse a sí mismo igualmente.

Búsqueda es el momento sagrado cuando te arrodillas con tu Dios y dices “Dios, hazme sabio”. En este momento, la Búsqueda está allí para ti. A veces en tus meditaciones puede que la veas como un monje encapuchado sin cara. Bajo sus ropajes (no tiene un género particular), hay una luz brillante que destella pero que está escondida por miedo a quemarte con demasiada energía. La Búsqueda es la energía 31 de las 33 energías del Hombre. Viene a ti como un regalo cuando haces el giro inicial.

Para mí, el punto de inflexión fue cuando empecé a abandonar mis rasgos de personalidad. Soy mitad inglés y mitad siciliano. Cuando era un hombre joven de veintitantos años, realmente ejercía de siciliano. Vivía en el Londres urbano y tenía bastante éxito en el negocio de los jeans. Había un horrible grupo de criminales rondando en aquellos días, así que acostumbraba a viajar con este entorno de personajes: matones, guardaespaldas, amiguitas y otra gente variada. El circo perfumado, como yo le llamaba, porque era algo mafioso y fuera de control.

Un día me desperté y pensé, “Espera un poco. Crecí en África y me eduqué en Gran Bretaña. No soy siciliano. Mi nombre es Wilde, no Corleone. ¿Para qué estoy haciendo todo esto? Es ridículo.”

Recuerdo que decidí abandonar el siciliano en mí. En aquellos días, llevaba sombrero negro casi a todos los sitios. Quemé el sombrero, derramándole encima una botella de brandy y prendiéndole fuego después. Ese fue mi modo de liberar el “ser siciliano”. Creo que la Búsqueda viene cuando sales de algo “soy irlandés, soy protestante, soy mujer, soy viejo, soy joven…” Sales de esas definiciones y justo te das cuenta de que eres un ser eterno dentro de un cuerpo que sucede que ha nacido en Irlanda o en donde sea.

La Búsqueda surge del momento sagrado en el que estás de acuerdo con dejar ir. Es un comienzo y un fin al mismo tiempo. Es el momento sagrado en el que te muestras de acuerdo con abandonar la lucha, la emoción, el mundo del ego-personalidad, y sales de ahí. Y conforme lo haces, hay un poder absoluto que se te une desde el interior, que te ayuda. No va arreglar el camino para ti durante los próximos 20 años, minuto a minuto, día a día. Pero hace brillar una luz delante de ti. Es como las lámparas de los mineros, que alumbran un metro o dos enfrente de ellos para mostrarles la parte de roca que están perforando.

Stuart Wilde

Pasos del Despertar Espiritual. Paso 30: Disciplina Espiritual

La base de la disciplina espiritual es recordarte a ti mismo que no eres tu cuerpo físico, tus emociones, tu intelecto, creencias, trivialidad, sexualidad, ni religión. Eres un Ser Infinito que le alquila un cuerpo a la Fuerza Divina. Has venido a experimentar y a trascender.

La disciplina central es la trascendencia. ¿Qué harás hoy para ayudarte a ir más allá de la experiencia física y comprender mejor este viaje? La disciplina espiritual no es más que no perder de vista la Fuerza de Dios.

Un ejercicio que recomiendo es, cada vez que tengas un momento tranquilo, cerrar tus ojos y visualizar la Luz divina golpeándote en la frente y en el corazón, bañando tu cuerpo. Visualízala durante unos 5 a 10 segundos, entonces para. Y repítelo. Encontrarás que, con este simple ejercicio, empiezas a atraer más y más Fuerza Infinita dentro de ti.

La espiritualidad es invisible. No lo olvides nunca. Si puedes verlo, si lleva ropa divertida, si está allí arriba para que le miren, si está haciendo una gran actuación de sí mismo, no es espiritualidad. Es ego.

Espiritualidad es tener el Tao en tu corazón, abrazar las pequeñas cosas, la suavidad y el silencio, el Yin. No es actuar, ser una persona que se exhibe; es el proceso de convertirse en una persona invisible.

El basurero que aparece a las 5 en punto de la madrugada puede tener una enorme espiritualidad que no puedes ver. Es el que es; está contenido en sí mismo. Hace su trabajo con diligencia, sirviendo a la comunidad recogiendo la basura. El hombre de la basura es una increíble figura divina.

Desafortunadamente, tendemos a pensar que la espiritualidad ha de mostrarse de un modo determinado. Podrías estar rodando borracho en un bar y aún así ser espiritual. Porque en ese momento, cuando estás totalmente vertido fuera de tu cerebro, la personalidad y su ego están totalmente locos y por lo tanto estás en contacto con tu yo espiritual, completamente alineado con la Fuerza de Dios porque tu mente se ha ido temporalmente.

Así que ten cuidado de no atorarte con percepciones dogmáticas de la espiritualidad. Conviértete en el árbol retorcido. Mantente detrás. Sé silencioso. No hables a menos que la gente te pregunte. Si tienes percepción, puedes ver a una persona en la calle y ver la historia de su vida allí misma; no digas nada. Si sabes la respuesta, mantente callado; no lo muestres a la gente. Si preguntan, diles un poco, justo lo suficiente para llevarles al siguiente paso. Pero no viertas toneladas de sabiduría sobre ellos porque no es necesario. Un poco aquí, y un poco allá, es todo lo que has de hacer.

Básicamente, la disciplina espiritual es quedarse en las emanaciones de la Fuerza de Dios, creyendo cuando no puedes ver, sabiendo cuando no sabes confirmarlo con la lógica, siendo seguro cuando todo alrededor parece inseguro, siendo silencioso en un mundo ruidoso, siendo abundante cuando la gente dice que se está acabando todo. Permanece dentro de esa espiritualidad, y si la pierdes, regresa. Da un paso atrás. Organiza. Sé silencioso. Medita. Reza. Toma un baño de vapor o haz alguna clase de trabajo corporal nutricio. Ayuna. Constantemente purifícate a ti mismo.

Sé humilde. La gente alcanza un poco de espiritualidad y entonces hace un montón de aspavientos sobre ello. No hay nada más decepcionante que una persona que realmente no sabe nada, yendo por ahí como si él o ella fueran el sabio de la montaña. Si enseñas, enseña desde la distancia. Enseña y luego vete. Pero no te quedes por allí buscando aplauso. Sé misterioso. Mantente en movimiento. No le digas a la gente quien eres o qué sabes. Sólo dales lo suficiente para mantenerlos en movimiento. Eso es disciplina espiritual, permanecer con la Fuerza de Dios y no utilizar tu elevado poder para ganancias no razonables o para mantener el ego feliz.

No hay nada peor que ir a una de esas conferencias New Age y observar a toda esa gente andando por allí. Penoso, absolutamente penoso. La gente tiene ideas extrañas acerca de la espiritualidad. Creen que es santurronería, tocar campanillas y usar túnicas. Espiritualidad es el hombre de la basura que cree en sí mismo, la señora de la bolsa, que sabe quien es. Ella vive una vida despejada, sin trastos inútiles, sin desorden, está durmiendo bajo el puente en Central Park. Eso es espiritualidad, donde te haces uno con la simplicidad del cuervo que vuela sobre tu cabeza, la simplicidad de los pequeños animales del bosque, en paz consigo mismos y con todas las cosas, siendo uno y en paz contigo mismo.

Iremos ahora a los últimos tres de los 33 pasos, que son Búsqueda, Fusión y El Iniciado.

Stuart Wilde

Pasos del Despertar Espiritual. Paso 29: Disciplina Filosófica

La disciplina filosófica es realmente simple. Has de desarrollar un esquema mental que funcione, uno que te libere, uno que no genere emociones negativas ni inseguridad, uno que no conlleve demasiado control desde el exterior. Así que puedes leer todos los grandes escritos, pero lo central acerca de la filosofía que decidas adoptar es que debe ser simple.

No me importa que los libros sagrados estén llenos de dogmas, reglas y regulaciones. Cada norma y regla es un poste de la valla de la prisión que creas para ti mismo. Las reglas son impuestas desde arriba por personajes controladores, por el gobierno, la iglesia, tu familia. La disciplina es algo que debes adoptar con alegría y voluntad porque sabes que eleva tu energía y aquieta tu mente.

Una vez que entiendas eso, querrás una filosofía que no tenga un montón de normas. Mi religión es no tener demasiada religión. No hay nada peor que una persona dogmática y llena de prejuicios. El dogma es la manifestación de la pequeñez. Crea estrechas fronteras detrás de las que una pequeña persona puede esconderse. Todo se convierte en blanco o negro, simple de entender, y anudado con la moralidad. Todo lo que está dentro de la verja del dogma es bueno, y todo lo que está fuera es maligno. Hace la vida simple colapsando el 99 % de ella.

Es una prisión para la gente con poca energía. Los dogmas son carga. En la enormidad de la Fuerza de Dios, demasiada carga es tontería.

Nunca olvidaré el día que tuve mi primera experiencia al otro lado del túnel de la cercanía de la muerte, cuando realmente percibí la fuerza divina. Esto no quiere decir que tuviera pensamientos o sentimientos acerca de ella, sino que hablo de verla realmente.. La enormidad de esa energía es indescriptible. Es exquisita más allá de las palabras. El amor y la compasión, no hay modo de comprender la cantidad de amor allí.

Pero lo que esa experiencia hizo por mí fue tirar instantáneamente cerca de un 75% de las cosas en que había creído. En el tiempo que tuve mi primera experiencia con la Luz, había estado trabajando sobre mí mismo durante muchos años, así que ya me había liberado de una gran cantidad de psicología y filosofía. Allí de pie en la Luz de la Fuerza Divina, me sentí avergonzado, pues un montón de mi filosofía era patética comparada con la visión de la Realidad.

Por lo tanto, muévete hacia la ligereza del ser. Desarrolla una psicología que funcione y mantente lejos de la pomposidad, la arrogancia y la moralidad. Evita en lo posible hablar acerca de tu filosofía con otra gente. No te molestes en intentar ganar a la gente para tu filosofía a través de argumentos personales, ni en hacer demostraciones.

Lo que guardas para ti mismo tiene poder; lo que aireas por ahí se hace menos poderoso. Ahora, es completamente diferente si alguien viene y te pregunta algo. Entonces puedes contarles lo que sabes. Pero no te conviertas en un “demostrador” de maravillas espirituales. Desarrolla una filosofía que funcione, y cada vez que un sistema no funcione, echa una mirada detenida a tus creencias. Deséchalas si no funcionan.

La segunda parte de la disciplina filosófica es, creo, que es importante estudiar por lo menos los rudimentos de la psicología. No quiero intimidarte y hacer que pienses que has de ir a la universidad y tragarte aburridos textos sin fin. Pero podrías comprar unos pocos libros sobre las bases de la psicología, porque un poco de conocimiento te ayudará realmente a entender por qué la gente actúa del modo en que lo hacen.

Si estudias el modo en que opera la mente, entenderás el funcionamiento y las disfunciones. Entenderás por qué la gente es compleja y a menudo enferma. Entenderás las diferentes manifestaciones psicológicas humanas. Comprenderás, por ejemplo, cómo opera la transferencia en las mentes de las personas. Para ponerlo en cuatro palabras: cuando el ego o la personalidad siente disconfort, el individuo tratará de transferir ese malestar a alguien más.

La gente que está psicológicamente tullida, tenderá a culpar a los demás. Es culpa de los judíos. Es culpa de los negros. Mi esposa me hace esto. Por supuesto, nadie te está haciendo nada. El ego te lo está haciendo y por eso te sientes mal. Para salir de esa restricción, la transfieres; o intentas cargársela a otra persona. Por lo tanto, la discriminación es en realidad una manifestación de un ego irritado e inseguro. Eso es todo.

Mirando un poco dentro de la psicología, comprenderás las motivaciones, lo que mueve a la gente sexualmente, lo que las conduce a la disfunción y a la compulsión. Sugiero tal estudio porque ciertamente me ayudó en la vida aprender cómo la gente va a actuar. Los seres humanos, en la superficie, son complejos. Una vez pasas la superficie, somos extremadamente simples de comprender. En la mente del ego-personalidad no hay demasiadas urgencias o rasgos acerca de los que tengas que aprender.

Todo el mundo se considera a sí mismo increíblemente inusual y diferente. Pero, de hecho, el 99,99% de la gente que conocerás son, con toda probabilidad, 100 % predecibles. Incluso si están actuando impredeciblemente, lo que es predecible es que ellos serán impredecibles. Lo que se ve como acciones que son difíciles de comprender, no lo son tanto cuando tienes un poco de psicología bajo tu sombrero.

Así que, si tienes un momento, coge un libro o dos de psicología. Hay montones en los grandes almacenes, escritos en términos simples que describen arquetipos, rasgos psicológicos, compulsiones, urgencias, etc. Compra el más pequeño y delgado de todos. Esa es siempre mi política, porque muestra que el autor ha podido exponer su punto de vista sin dar rodeos.

Para acabar con la disciplina filosófica, el juego es tener tan pocas creencias como sea posible, tener pocos o ningún dogma, y tan pocas reglas y regulaciones, que no sean disciplinas autoimpuestas, como puedas. La mejor filosofía es ligera, flotante, acomodable, mutable y fácil de olvidar. Un destello de la Fuerza Divina y el 75 % de tus dogmas saldrán por la ventana. Pasemos al Paso 30: Disciplina Espiritual.

Stuart Wilde

Pasos del Despertar Espiritual. Paso 28: Disciplina Mental

A veces ser muy intelectual es una desventaja espiritual. Si eres muy inteligente, tenderás a vivir en la mente. Es razonable y agradable hacerlo. Es como si eres muy bueno corriendo, puede que te pases seis horas al día en la pista, disfrutando de tus habilidades.

Ser muy intelectual es un handicap pero no significa el fin de la búsqueda espiritual. Si no eres muy brillante, tómate un momento para arrodillarte y rezar y dar gracias a Dios. Es un gran regalo no ser demasiado inteligente.

En el Tao, ellos reverencian las desventajas. Hay un concepto extraño en esos escritos que dice que el árbol más alto es el primero en ser cortado. El árbol torcido y feo no le vale al carpintero, así que crece durante mil años. El tullido no tiene que ir a la guerra. No hace falta que actúe. Así que el inválido es reverenciado igual que el árbol retorcido. El Tao dice:

Para permanecer entero, tuércete!
Para llegar a ser derecho, permítete doblarte,
Para poder llenarte, sé hueco…..

Por supuesto, hueco significa libre de materia. Si no tienes mucho intelecto, eres libre, porque el viaje del ego al espíritu es el viaje del intelecto al sentimiento. En sentido general, los hombres se manejan con mayor cantidad de intelecto y con menos sensibilidad. Así que su viaje es el que va saliendo del intelecto y entrando en el sentimiento y más allá, hacia una percepción metafísica y espiritual del mundo. Las mujeres, en general, están más alineadas con sus sentimientos; su viaje es realmente aquietar esos sentimientos e ir más allá de su inseguridad.

Es interesante que se nos requiera ser seguros en una dimensión intrínsecamente insegura. El viaje de la mujer es diferente al del hombre. El viaje del hombre es salir, presionar, conquistar, eyacular hacia fuera, ganar, vender cosas. El viaje de la mujer es, hablando en general, aquietarse y nutrir, eso es por lo que viven más tiempo. Puede que incorporen algunos rasgos masculinos, pero a menudo, su prueba espiritual es entrar en esta dimensión física en la que ella es con frecuencia más pequeña y más débil que otros. Tiene que desarrollar una seguridad metafísica, psicológica e intelectual dentro de una dimensión en la que ella se siente intrínsecamente insegura. Por lo tanto, la búsqueda espiritual de la mujer es procesar sus sentimientos, especialmente los negativos, y convertirse en una luz radiante de positividad.

La disciplina mental para alguien que es muy intelectual es la idea de no convertir la tu mente en dios y hacerse arrogante. Entonces has de evitar pensar demasiado de alguna manera. El exceso de pensamientos es una enfermedad. Es lo que llamo “sobrepensar en la vida”. Cuando te haces demasiado mental, enredado en la actividad intelectual, esto te aleja de saber quien eres realmente. Eres un sentimiento. Cuando te vayas de este plano terrestre, te irás como sentimiento. No te vas como 21 volúmenes de la Enciclopedia Británica. El intelecto es útil porque puede hacerte ganar dinero y ayudarte a estudiar; puede ayudarte a recordar cosas. Pero, al final, eres un ser espiritual, y por tanto un sentimiento, no un concepto intelectual.

La disciplina mental se divide en diferentes apartados.

Lo primero es que has de estar de acuerdo en sentirte seguro en una dimensión intrínsecamente insegura. Lo segundo es que tienes que curarte a ti mismo de la enfermedad de sobrepensar la vida. Así que cuando veas que tu intelecto se vuelve tonto, para; empieza a alinear tu pensamiento a las cosas. Eso no es nada más que visualizar las circunstancias, por ejemplo en la oficina y te preguntas cómo se siente. ¿Cómo se siente el director de ventas? ¿Cómo se siente mi trabajo?

Dado que la Fuerza de Dios permea todo, todo emite un sentimiento. Incluso los objetos inanimados emiten un sentimiento. ¿Cómo se siente un avión?. ¿Crees que yo subo a un avión simplemente? En modo alguno. Yo miro a la energía de todo antes de subir. No subo si no siento que todo esté bien, incluso si eso significa que perderé mis citas.

Una vez, hace años, no me sentí bien acerca de un vuelo que iba de Londres a Génova. Subí de todos modos porque era joven e inseguro de mis percepciones y porque me había comprometido a ir allí. Yendo sobre los Alpes, uno de los motores explotó. No fue una situación de vida o muerte, simplemente volvimos a Londres con un solo motor. Pero volamos cerca de hora y media a la frontera suiza, y luego otra hora y media de vuelta a Londres; luego esperamos dos horas mientras preparaban otro avión y finalmente hicimos el viaje. Debí haber bajado de aquel avión; lo sabía antes de subir.

Así que cuando las cosas no se sienten bien, ten cuidado. Cuando no sabes qué hacer, no hagas nada. Recuerda eso, y ponlo en tu nevera. Cuando no sabes, no vayas. Y recuerda también, cuando dudes, no hagas nada. Si no sabes qué hacer, espera. Acumula energía, limpia, organiza cosas, busca información, pero no actúes hasta que sepas que tienes que actuar.

Piensa en esto. Si operas partiendo de tus sentimientos, nunca tendrás que tomar realmente ninguna decisión. Tomar decisiones para la mayoría es un proceso intelectual. Si algo se siente bien procedes, y si no se siente bien, no procedes. O hay un sentimiento neutral y entonces no haces nada o te mueves con cautela. Por lo tanto, si se siente bien casarse con Harry, y dices: “Te amo Harry; sí, me casaré contigo el jueves”. O dices: “No” No existe el “quizás”. Si no sabes, espera. Si se siente equivocado, definitivamente espera.

Bajo esta disciplina, la toma de decisiones cambia del caos mental de conjeturas y la agenda del ego a “Eh ¿se siente esto bien?”. Si se siente bien, procede, cuidadosamente y despacio. Mantente haciéndote la pregunta mientras progresas y percibe y evalúa los resultados de tus decisiones conforme se van manifestando, ¿Aún se sientes bien?.

Si eres una persona intelectual, tu disciplina mental es preguntarte seis veces al día “¿Cómo se siente esto?” ¿Cómo se siente este taxi? ¿Cómo se siente esta oficina? ¿Cómo se siente este cine? Busca el sentimiento. Poco a poco puedes manejar tus sentimientos sutiles para que te ayuden con su conocimiento y habilidad de modo que el intelecto no domine tu vida.

El intelecto te absorberá hacia tu energía fea, crítica personal y juicios; te hará un insatisfecho. Tendrás un triunfo y cinco minutos después el intelecto habrá convertido el triunfo en nada. Te mostrará todas las cosas que has dejado de ganar. Hiciste 20.000 dólares, pero podías haber hecho 24.000. Al intelecto le gusta quejarse y sentir compasión de sí mismo. Si no lo controlas, te volverá loco.

El viaje del intelecto al Yo Infinito conlleva llevar al intelecto a la quietud. Tu meditación, disciplinas, tiempo de silencio e introspección son componentes vitales. Si ellas, es muy duro aplacar el intelecto para permitirte sentir tu espiritualidad. Esa espiritualidad es bella. Es enorme. Tiene un vasto poder y energía, y vastas cantidades de información.

Conforme buscas el sentimiento de las cosas, gradualmente serás capaz de reemplazar al intelecto. Has de entender que, si sales del intelecto siempre estarás suponiendo cosas. No importa si todos los gráficos y mapas te dicen que se supone que sucederá eso y aquello. Hay montones de gente ahí fuera que han perdido millones por culpa de algún garabato en una página. La experiencia previa no describe necesariamente lo siguiente que va a suceder. Pero los sentimientos lo saben.

Así que, más que andar por la vida adivinando, que es lo que hace el intelecto, vete con tus sentimientos. Si ya estás profundamente en tus sentimientos, entonces purifícalos; hazlos más fuertes. Toma control de tu vida y tus emociones serán sólidas. Permanece tranquilo en tus sentimientos y esa será tu disciplina. No te preocupes de las cosas que vendrán; tú no estarás en esa línea cuando se vean.

Mucha gente está bien. Sus vidas son absolutamente brillantes, pero no pueden admitirlo. Si ves sus vidas, probablemente encontrarás tres, cinco, veinte, cincuenta cosas, que son absolutamente maravillosas. Tienes un tejado sobre tu cabeza, algún dinero para gastar, una bella familia, amigos agradables, algunos pasatiempos buenos, tu cuerpo marcha bastante bien, tienes un coche para ir por ahí. ¿Qué más necesitas?. Lo que necesitas es serenidad, no un ramillete de información mental sin sentido que gime y te hace insatisfecho. Estás con una persona y te preguntas constantemente si estarías mejor con otra, entonces vas a esa persona y encuentras que es exactamente igual. Entonces vas a por la siguiente. Te vuelves loco.

Pensar demasiado es una enfermedad terrible. Trae síntomas crónicos como la seriedad. No me importa la arrogancia y la autoindulgencia, porque soy arrogante y autoindulgente a veces, y no me importa la estupidez, porque he hecho montones de cosas estúpidas en esta vida, pero la seriedad me molesta. Huyo de la gente seria tan rápido como me llevan mis piernas. Me revuelve las tripas.

Esta vida no es seria. Es una comedia. Es un asombroso y bello viaje, pero ciertamente no es serio. La seriedad es un concepto egóico; proviene de varios factores. Uno es la inseguridad, otro la autoimportancia, ya que la gente insignificante usa la seriedad para parecer más de lo que son realmente. A veces, la seriedad se usa como manipulación, o como modo de imponerse sobre gente que uno considera inferior. Con la seriedad viene un montón de juicios y una falta de luz y risa y Fuerza Divina.

A veces, la seriedad refleja un temperamento que es menos que gracioso y magnánimo con los demás. Puede ser un snobismo intelectual. Puedes decir siempre que caminan de modo divertido. Sus nalgas están tensas como si sostuvieran una zanahoria. Creo que se sienten elegidos de dios para sostener esa zanahoria ahí hasta la muerte. Eso es por lo que siempre ves zanahorias creciendo cerca de la tumba de la gente seria. Si eres demasiado serio empieza a reír un montón; juega, pásalo bien con niños, ponte ropa tonta, haz cosas divertidas y no juzgues severamente a los demás ni a ti mismo. Hazte grande de sentimientos y la seriedad se derretirá a la luz de la nueva bondad de tu corazón.

Stuart Wilde

Pasos del Despertar Espiritual. Paso 27: Disciplina Emocional

He hablado largo y tendido acerca de las emociones a lo largo de estos 33 pasos, así que no voy a decir mucho más. Pero hay unas pocas cosas que me gustaría comentar en relación con la disciplina emocional.

La emoción tribal es común a la evolución tribal; has de entenderlo y ser compasivo. Los miedos del ego dominarán cada una de sus respiraciones; has de permitirles ser como son sin juzgarlos o criticarlos. La disciplina es empezar a distanciarte de la emoción común y desarrollar una realidad emocional propia, para ti mismo. Así que cuando leas los titulares de los periódicos diciendo “! Shock en la inflación!, la economía empeora”, no vas a quedarte absorbido en esto. De hecho, si compraste el estúpido periódico y lo leíste, encontrarás que la inflación ha pasado del 3,11 por ciento al 3,15 por ciento. No hay tal shock en absoluto y no va a hacer la más mínima diferencia para ti.

El truco está en permanecer equilibrado en una sociedad donde el gobierno y su política financiera están pegando saltos por ahí perpetuamente. Nada de esto va a ir mejor ¿no? Por tanto no te dejes caer en la emoción de la escasez. Y no te quedes hipnotizado en tus propias emociones. Recuerda esto: cuando sientas una emoción negativa, inmediatamente córtala de raíz.

Las emociones negativas extremas son como una bomba nuclear disparada al centro de tu energía metafísica. Tienes que controlar tu equilibrio rápido. Así que, tan pronto como te encuentres fuera de control, retrocede y siéntate; visualízate a ti mismo desde arriba, mira hacia abajo a esa adorable persona que eres y pregúntate a ti mismo “¿Qué le está disgustando?” o “¿Cuál es la razón de su enfado?”.
Todas las emociones surgen de la resistencia del ego a las contradicciones de la vida. La mayoría sufren de confusión. Nunca están lo suficientemente seguros de si han elegido el camino correcto o no. ¿Debo yo…? ¿No debo…? ¿Haré yo..?, ¿No lo haré ¿ Toda la confusión viene de preguntarse cosas. Tienes que preguntar algo para sentirte confundido. Si tu vida es complicada y estás haciéndote muchas preguntas, te sentirás confuso. Si quieres sanar la confusión, simplifica tu vida, toma un camino minimalista y pregúntate pocas cosas. Sólo vive y fluye.

La ira viene de la pérdida. Tienes que perder algo para sentirte enfadado. Tan pronto como te enfades, siéntate y determina qué has perdido, y acepta haberlo perdido. La frustración viene de la enfermedad intelectual de tener que poner las cosas en marcos temporales y condiciones, intentando cuadrad tu vida en confortables cajitas que no son necesariamente razonables. Así que la frustración es una enfermedad causada por no entender tu Yo Infinito, no comprender el cambio, las limitaciones y el tiempo.
Si no tienes suficiente tiempo para hacer todo lo que necesitas hacer, esto es un signo de falta de control. Es una manifestación de falta de buenos límites. Tienes que poner fronteras y pasar de algunas de las cosas que has elegido hacer, o reducir tus obligaciones. Tienes que dar un paso atrás y tomar el control eliminando las cosas menos importantes y quedándote con las que son confortables y razonables. Ser un adicto al trabajo es una enfermedad del ego. A menudo proviene de una pobre autoimagen, lo que requiere que necesites conseguir más cosas para ganar aprobación. No te conviertas en un entusiasta del poder, ni del dinero. Gánate la vida primero y el resto hazlo tanto como necesites hacerlo; todo con moderación.

Volviendo a la emoción, si estás pasando por una fase emocional, pregúntate a ti mismo “¿Qué opino de esto?”. Puede que digas “Me siento inseguro, Stuart, porque creo que puedo perder mi trabajo”. OK, para y vuelve atrás. ¿Qué puedes hacer acerca de esto? El modo en que las cosas son es el modo en que las cosas son. Percibes que las cosas no van bien en el trabajo, así que, ¿cuál es el paso siguiente?. Acción. Mejor que salir corriendo por causa de la emoción, como un niño pequeño que se asusta y huye, cuando te topas con la adversidad, el paso siguiente en tus sentimientos en “no hacia atrás”. Escríbelo y ponlo en tu nevera: “Ante los desafíos, iré hacia delante, no hacia atrás”. Revisa la situación y actúa.

Cuando hay problemas en el trabajo, ¿qué puedes hacer para arreglarlos?. ¿Con quien puedes hablar para cuadrar las cosas? Puede que la empresa esté despidiendo gente, pero probablemente no despidan a todo el mundo, así que, ¿qué podrías hacer para mejorar tus oportunidades? ¿Qué puedes hacer para arreglar el problema? Bien, primero puedes crear más energía. Pero si eso no funciona, ¿qué es lo peor que podría sucederte? Que te van a echar del trabajo y que encontrarás otra cosa para hacer. Así que tal vez el universo te esté liberando de un trabajo tonto, abriéndote puertas para que encuentres algo más creativo y más provechoso para hacer.

Tal vez, cuando lo miras de cerca, es hora de dejar ese trabajo. Tal vez has estado ahí demasiado tiempo. Es demasiado loco. Estás demasiado implicado con todos. Has perdido el respeto por ellos y ellos lo han perdido hacia ti. Las cosas se ponen sucias si no las vigilas con cuidado. A veces tienes que irte y comenzar de nuevo para que la gente vea en ti una nueva luz.

Por tanto la disciplina emocional no es comprar la emoción popular, no adquirir los conceptos colectivos de carencia, miedo e inseguridad del ego ¿Quién va a mantenerme? Es no aceptar las emociones nacionales que comienzan guerras, y permanecer dentro de la serenidad que eres. Estás en el flujo. Estás en los brazos de la Fuerza de Dios. Eres la Fuerza de Dios. Nunca lo olvides. Es importante recordarte a ti mismo que el Yo Infinito es dinámico y cambiante, y que tu vida empezará a reflejar esa naturaleza para que pueda descansar en un estado perpetuo de cambio dinámico y no-saber. Pero no te molestará porque has aprendido a no aferrarte a las cosas.

Entonces, cuando tu mente se rebele diciendo “No queremos nada nuevo, y no queremos cambiar”, sólo da un paso atrás y di “Ven, es seguro. Ven”. Entonces hazle hacer algo que no haya hecho antes o cambiar algo. Ahora la sala está en el baño. Conforme incorporas más y más energía, más y más poder silencioso, empiezas a percibir otra dimensión completamente, una dimensión más allá de las contradicciones del ego, más allá del deseo y más allá de la opinión y el sentimiento, más allá de las emociones comunes.

Gradualmente, procesando las emociones y comprendiendo la acción psicológica implicada, te das cuenta de que no es realmente algo complejo. Puede parecerlo al principio, pero eso es porque aún perteneces a tus emociones y opiniones; crees que ellos son tuyos y que son reales. Ellos no lo son; ellos pertenecen al ego. El Yo Infinito no puede ser inseguro.

Stuart Wilde