Consultas Presenciales y en Línea

Aura Pereira Molina
Master Reiki / Astróloga
Cel 00 52 1 322 1254491
Horario de Trabajo: De Lunes a Domingo de 10:00 am a 6:00 pm
Consultas presenciales y en Línea

Productos y Terapias a tu disposición:
Esencias – Aceites Esenciales – Orgonitas – Flores de Bach – Armonizadores
Terapias: Reiki, Orgonitas, Regresiones Conscientes, Limpieza de Emociones, Equilibrio de Chakras, Sanación con Obsidiana, Carta Natal. Cursos y Talleres

Reiki

LAS ZONAS VULNERABLES

Todos hemos ido armando desde pequeños una “forma” determinada para mostrarnos a los demás, en general con esta “forma” nos sentimos de cierta manera protegidos en los lugares donde pensamos que seríamos vulnerables. Entonces nos mostramos al mundo como personas sumamente seguras, ocultando la inseguridad, y como seres fuertes y valientes a quien nadie podrá dañar, para esconder el miedo a ser lastimado y a sufrir. Y así andamos por la vida padeciendo en silencio un sinfín de sensaciones de las que la mayoría ni se entera y generando a nuestro alrededor una especie de muralla que no muchos se animarán a saltar. En primera instancia esta estructura que se armó como defensa, se armó justamente en un momento donde sentimos que era necesario hacerlo, por ejemplo un niño que tiene padres agresivos y que se enojan o castigan con facilidad, podría crear, entre varias otras cosas de las que escribiré en otro momento, una figura de fortaleza y agresividad (los avasalladores) cosa de que nadie sospeche el temor guardado en su interior y ni siquiera ose pensar que podría hacerle daño, escondiendo dolor, tristeza y una buena dosis de enojo.

El problema con esto es que se crece y la estructura queda y sigue funcionando sola “por las dudas”, y nosotros olvidamos que la tenemos, la asumimos como una manera de ser, como nuestra personalidad y hasta llegamos a enorgullecernos de ella, olvidándonos que detrás de ésta sigue habiendo un niñito asustado que sufre en silencio no sentirse querido, y atrayendo a nosotros sin ser concientes, justamente lo que queremos evitar, lo que creará la sensación de que “el peligro realmente parece seguir existiendo”, y muy ocupados en defendernos nos olvidaremos de ese niño que sigue en nuestro interior todavía solo y asustado.

En el mundo de hoy donde parecería reinar la incertidumbre y la hostilidad, podríamos sentir que estas defensas no alcanzan provocando entonces aumento en las sensaciones de temor, de desamor e inseguridad.
¿Vamos a construir una muralla más alta? ¿Vamos a ponernos más armaduras? ¿Nos esconderemos debajo de la cama hasta que el peligro pase?
Evidentemente ése no es el camino.

Ha llegado el momento de trabajar para reencontrarnos con una parte nuestra que también quedó olvidada, nuestro verdadero Ser, en el que guardamos el verdadero Poder, que nos librará de los miedos y nos abrirá al amor. Es hora de renacer, de romper los límites construidos, de ir a buscar nuestro niñito herido abrazarlo y decirle que no hay nada que temer.
Las técnicas de autoconocimiento ayudan en esta tarea brindándonos los elementos necesarios para sanar y liberarnos.

¿POR QUÉ NOS ENOJAMOS?

Esa sensación que surge del malestar y parece brotar de las entrañas como un volcán en erupción, que por un lado nos empuja a seguir adelante pero por el otro se convierte en un arma destructora y que además nos trae más problemas que el problema mismo, es la del enojo.
Algunos pueden expresarla fácilmente haciendo la vida imposible a cualquiera que este a su alrededor y otros acostumbrados a callar, la reprimen temerosos de que al soltarla se conviertan en poco menos que monstruos capaces de cualquier agresión, volcándola entonces hacia sí mismos. Algunos culparán del mismo al país, al jefe, a la “situación económica”, a la suegra, a la pareja, al trabajo, al “no tengo tiempo”, en fin razones podrían haber miles, pero mientras busquemos culpables en nuestro entorno achacándoles todos nuestros males, difícilmente encontraremos la salida a esta sensación y a muchas otras.
En realidad la mayoría de los que estarán leyendo esto saben que el enojo generalmente es con uno mismo, porque las cosas “no salen como yo quiero”, porque no dije lo que quería decir en el momento adecuado, porque estoy harto de desear cosas que nunca consigo, y en fin todo lo que se quiera agregar a esa especie de estado de frustración constante que se maneja en estos casos.
¿Qué hacer? Hay mucho para hacer. Lo primero, empezar a tenernos más paciencia, podríamos seguir por acostumbrarnos a hacer pie en todo lo positivo que tenemos, en todo lo que logramos, en lugar de en todo lo que se supone nos falta.

El estar atentos a nuestros aciertos, restándole críticas a nuestros errores, recordando que cometiéndolos hemos aprendido infinidad de cosas. Guardar siempre un tiempo para nosotros, para nuestras necesidades, nuestros gustos, nuestros planes. Aprender a poner límites cuando nos molestan, nos tratan mal, nos invaden. Actuar más desde lo que verdaderamente somos y sentimos. Respetarnos y aceptarnos con todo lo que traemos nos ayudará a seguir creciendo con menos exigencia y más alegría. De esto se trata el auto-conocernos, de aprender también a “pasarlo bien” y estar menos tiempo llenos de preocupación, de conectarnos cada día más con nuestro Verdadero Ser, facilitando de esta manera la expansión, que implica abrirnos a todo lo BUENO que Dios tiene preparado para cada uno de nosotros.

Consulta Astrológica

Carta Astral6

Consulta Presencial o en línea

Cel 322 1254491

La carta natal es un mapa del cielo para el momento de tu nacimiento. A través de ella puedes saber cuáles son tus fortalezas y debilidades para trabajar sobre ellas y sacar el mayor provecho posible. Los tránsitos planetarios se refieren a los movimientos de los planetas que están sucediendo en este instante y que dan una energía determinada para que ciertos eventos sucedan, tanto en lo interno como externo. Este informe te ayuda a conocerte más y a entender los sucesos, así como también a buscar el camino de la toma de consciencia si es tu deseo.

Pide tu cita por whats app o inbox

Un día con Dios

Silencio
Un día Dios, con ganas de ver como estaba el universo, salió de paseo por las estrellas, y así desde arriba visitar a sus creaciones, paseaba, pasó por Venus, miró la luna, rozó el sol, y se detuvo en la tierra, para mirar un poco más detalladamente que estaba pasando en ella.
Vestido con sus ropas de trabajo, sentado en una nube, transparente y callado, comenzó a mirar y a buscar indicios de nuestro estado, dentro del planeta azul, de más esta decir que él nos ve de ese modo desde el cielo, miró ciudades, ríos, calles y casas, nada escapaba de su vista, vio hombres, mujeres y niños,

riendo, durmiendo, amando, trabajando, y jugando, sonaba su risa como un trueno en la noche, pero, como Dios todo lo ve, también vio entre la luz conos de sombra, de miserias humanas, dolores, pestes, hambrunas feroces, gente matando y robando, mentiras escondidas y el llanto de los niños.
Su risa ya no era un trueno de alegría, era un trueno de dolor y de tristeza, Dios que todo lo ve y todo lo sabe comenzó a bajar su cabeza buscando en ese acto una respuesta a esta dualidad que veía en el planeta azul, y decía en vos alta.

!!! Tienen todo, pueden sentir, pensar, buscar, tienen el don de la imaginación! Tienen Alma!! pueden amar, y tienen la vida para ser únicos e irrepetibles, ¿Qué les pasa? ¿por que tanto dolor al crecer? ¿Porque el Bien y el Mal?…

Tan metido en su pensamiento estaba que no se dio cuenta que el Viento del Norte, ese aliado incondicional de la locura humana había comenzado a silbar su tonada de viento, y la nube donde estaba sentado Dios ya estaba a pocos metros del suelo, casi rozando los arboles, tampoco vio que Destino, tan poco serio como de costumbre, amigo de Caminos y Aprendizajes estaba ya parado detrás de un cansado ser humano ayudándolo a voltear la cabeza y torcer el cuello hacia arriba tratando que pudiera ver a Dios, hablando solo, sentado en la nube, con los pelos revueltos por el viento.

Destino ya casi había conseguido que aquel ser mirara hacia arriba, a pocos metros de donde estaba Dios…

Dios miró la situación, y comenzó a reír y a reír.

El hombre ya puesto en su Destino miró hacia arriba, vio algo especial, sintió soledad de estar muy solo, miedo por su poca sabiduría, duda de ver lo que no comprendía, su corazón galopaba velozmente, sintió ternura por la nube agitada más sola que él en el cielo, sintió alegría por el viento que jugaba con su cuerpo, y como por arte de magia, su soledad ya no era tanta, su miedo ya no causaba dolor, comenzó a tener esperanzas, sentía ya lejos de su corazón las dudas, el hombre llegó a ese lugar buscando respuestas a su vida, buscando encontrarlas en el cielo, buscando encontrar a Dios al levantar su vista, sentía la intima necesidad de que El le explicara el porque de tanto camino, de tantas perdidas y tanto dolor, buscaba a Dios y a sus respuestas y solo encontró una nube en el cielo, que sin saber por que lo colmó de felicidad.

Cuentan que aquel ser humano bajó la vista, sonrío, y dentro de su alma pensó: ¡¡ Será la próxima vez, seguro que la próxima ves lo veré!! dio vuelta y caminó lleno de una nueva esperanza, solo Dios sabe porque caminos nuevos iría.

Comenzó a silbar un viento del norte muy fuerte y cuando estaba el hombre a pocos metros de la nube se sintió un trueno muy fuerte. que el hombre juraría que parecían carcajadas…

Alejandro Daniel Amadi desde Argentina

LA FRUSTRACIÓN

La sensación de frustración es ocasionada por la interferencia que impide la ejecución, en el momento oportuno, de un objetivo. De la suma de sensaciones de frustración que se podría tener guardadas en el inconsciente se genera la sensación de fracaso, causante en la mayoría de los casos de la auto-agresión.

Analicemos los pasos de una frustración:

  1. Existe una motivación puede ser una necesidad.
  2. Una acción o conducta hacia el objetivo.
  3. Un obstáculo que impide la concreción del objetivo.
  4. La frustración.

La motivación es el móvil, el deseo, la necesidad de hacer o tener algo. La motivación, en general, es el centro de cualquier conducta.
Cuando la acción no tiene motivación, no hay frustración. Para que exista una frustración debe haber una motivación, o necesidad, no satisfecha. De acuerdo a la importancia del motivo será la intensidad de la frustración.

Por ejemplo:
Si la necesidad es comer y no se puede hacerlo, el nivel de frustración no será el mismo si esto sucede a media tarde, cuando se ha almorzado a medio día que si no se hubiera ingerido nada.

Nuestra conducta es respuesta a un estímulo o necesidad en una situación determinada. Que puede ser:

  • Interior: apetito, descanso.
  • Exterior: un coche, una casa, dinero.
    El ser se pone en acción por impulso hacia el objetivo propuesto. Cuando aparece el obstáculo se genera la frustración.

    Es muy importante estar atentos a esto, ya que corresponde el funcionamiento normal de nuestro cuerpo mental y se podrían estar almacenando recuerdos que pensándolos carecen de importancia y sin embargo tomarían la categoría de frustraciones.
    Por ejemplo: No comer un dulce cuando se desea, no llegar a un lugar por un desperfecto en el transporte, esperar a alguien que no llega, la no-valoración de nuestras cosas.

    La intensidad de la motivación está en directa relación con la intensidad de la frustración. Se debiera observar y trabajar en nosotros cuando existe una situación que puede generar una sensación de esta índole con razonamientos que se podrían relacionar a la Ley del Karma:

    “Por algo me sucede esto”
    o
    “¿Qué me enseña esta situación?”

    Es decir, poner la atención en hacer que el cuerpo mental vuelque su acción a resolver o cambiar de objetivo en lugar de centrar en lo que no se pudo hacer. Las frustraciones más grandes se podrían formar cuando el ser se centra en lo que no pudo hacer sin registrar lo que sí pudo hacer.
    Nos puede salvar: centrar la atención en la solución y sacarla del problema.

      por

Lic. Anacelis Castro

Consulta Astrológica

Consulta Presencial o en línea
Cel 322 1254491

La carta natal es un mapa del cielo para el momento de tu nacimiento. A través de ella puedes saber cuáles son tus fortalezas y debilidades para trabajar sobre ellas y sacar el mayor provecho posible. Los tránsitos planetarios se refieren a los movimientos de los planetas que están sucediendo en este instante y que dan una energía determinada para que ciertos eventos sucedan, tanto en lo interno como externo. Este informe te ayuda a conocerte más y a entender los sucesos, así como también a buscar el camino de la toma de consciencia si es tu deseo.

Pide tu cita por whats app o inbox