Cuerpo y Emociones: La Ira enferma al Hígado

Compartiendo Luz con Sol

@solitalo

La ira (cólera) es la exaltación del estado afectivo y un modo de exteriorización brutal de éste, traduciéndose por una excitación tanto física como verbal, progresivamente creciente, yendo hasta gritos, ruptura de objetos, agresividad, temblores, etc.

La ira es un grito de alarma espontáneo, la manifestación de una rebelión interior, un violento disgusto acompañado de agresividad. Antes de los dos años, es un simple medio de reaccionar o exteriorizar una dolencia interior (frío, hambre, etc.) pero luego, es sobre todo un medio de oposición y de reacción a las prohibiciones, pudiendo volverse un medio de chantaje afectivo y de dominación.

Estas emociones que me invaden se manifiestan generalmente al nivel de mi hígado, por la aparición de toxinas que pueden engendrar una crisis de hígado. Los pensamientos enloquecen, se atropellan, crecen tanto que ya no veo claro. Sube mi presión y me vuelvo rojo de ira. ¿Qué es lo…

View original post 109 more words

Advertisements

Enseñanzas esotéricas y organizaciones de transmisión del conocimiento ancestral

Ocultismo2Desde que el hombre es homo sapiens, ha habido un conocimiento del funcionamiento de las leyes que rigen la naturaleza, el cosmos y la Creación, y ese conocimiento se ha denominado “ocultismo”, pues estaba, como bien podéis deducir “oculto”. El porqué de haber mantenido en secreto este conocimiento, posiblemente tenga que ver con que, desde el principio de los tiempos, el hombre ha temido lo que no comprende, y ha hecho muy mal uso del poder que otorga conocer los mecanismos que rigen el funcionamiento de las cosas, por un lado debido a la forma en la que nuestra mente está creada y como funcionamos, y el hecho de que el hombre ha buscado siempre el beneficio personal y el servicio a uno mismo por encima del beneficio común y el servicio a los demás. Así, conocer y manipular las energías de la naturaleza y del planeta al antojo de uno, era peligroso, sino se hacia por aquellos que buscaban solo servir al prójimo a través de este conocimiento, que tenia que apartarse de la masa general para evitar que fuera usado para hacer lo contrario.

Por otro lado, puesto que los hombres se han perseguido unos a otros por simples diferencias ideológicas, era peligroso hablar en público de todo aquello que podía devolver el poder a las personas sobre el control del sistema establecido, bajo pena de ser ejecutado y perseguido. Así, conocimiento ocultista ha existido siempre, pero bien guardado, o bien por miedo de aquellos que lo poseían, o bien por prudencia de un posible mal uso.

De esotérico a ocultista

En todo caso, la palabra ocultismo no era la usada ni mucho menos en los albores de la humanidad ni a lo largo de su historia, sino que siempre se refirió a este conocimiento como “esoterismo”, siendo Eliphas Levi, pseudónimo del mago y escritor francés Alphonse Louis Constant, a su vez cabalista y teúrgo, quien lo acuñó por primera vez en el siglo XIX. Aquello que empezó a llamarse conocimiento ocultista, era el conocimiento “esotérico” que Pitágoras y las escuelas de misterio egipcias y griegas enseñaban más o menos secretamente en sus tiempos, pero nunca tuvieron la definición de “ocultas”, sino solo “reservadas” a aquellos que podían hacer un buen uso de ellas.

El de dónde vienen originariamente este conocimiento, también es fuente de investigación constante. Algunas de las líneas esotéricas provienen de los conocimientos que las primeras razas que habitaron nuestro planeta tenían, y trajeron consigo de allá donde vinieran originariamente (creemos que han existido cuatro grandes razas anteriores a la nuestra, la primera, la llamada raza polar de la que no se conserva nada; la segunda, la raza hiperbórea, de la que nace una línea de conocimiento de la que quedan muy pocos vestigios en el planeta; la tercera raza, la raza lemuriana; la cuarta, la raza atlante, y de la que si que varias escuelas de misterios son depositarias de todo el saber que se tuvo en aquella época, especialmente aquellas que tienen su base histórica en Egipto, finalmente, nosotros, la quinta raza, disponemos de las líneas de conocimiento que le fueron entregadas a la humanidad nacida genéticamente por sus creadores, el ENKI sumerio (=Yahveh hebreo= cábala) y el ENLIL sumerio (=Lucifer hebreo, línea de conocimiento maya, calendario lunar, etc.).

El segundo, ENLIL, a priori el creador de nuestra raza por sus responsabilidades científicas y genéticas, intentó liberar y dotar de conocimiento a aquellos que había creado, enfrentándose a su hermano, que pretendía todo lo contrario, de ahí que, la cábala real, no la pública, por ejemplo, sea el manual de instrucciones de gestión y control de la quinta raza, mientras que las escuelas que descienden de los conocimientos entregados por ENLIL son aquellas que tienen el conocimiento contrario, el de la liberación del ser humano.

Ciencias ocultas vs enseñanzas ocultistas

Por otro lado, existe una enorme diferencia entre lo que hoy en día se llaman “ciencias ocultas” y lo que tendrían que ser las “enseñanzas ocultistas”. Las primeras incluyen todo tipo de prácticas relacionadas con la adivinación, quiromancia, tarot, espiritismo, etc., lo segundo está relacionado con el conocimiento superior de la estructura de la Creación, y que a mi me gusta más catalogar como “metafísica”, lo que está más allá de lo físico y tangible.

Al final, se suelen mezclar ambos términos y todo es ocultista o esotérico, cuando en nada se parece aquel que usa técnicas adivinatorias para saber si le va a venir bien un trabajo o una relación, con aquel que trata de comprender los conceptos fundamentales que rigen todo lo que existe en el universo.

En todo caso, las enseñanzas esotéricas (vamos a volver a usar los términos pitagóricos y no los cabalistas) se han desarrollado bajo diferentes culturas, y se han visto influenciadas por las circunstancias de la época donde se han transmitido o intentado transmitir, pues nunca fue la intención de aquellos que la poseían de denegar el acceso a la humanidad de este conocimiento, sino solo de hacerlo llegar a aquellos que por su propio esfuerzo habían llegado a merecerlo, y no podían o, a priori no iban, a hacer un mal uso del mismo. Está por discutir, evidentemente, si los que hoy han accedido a ese conocimiento en los grados más altos y ocultos de todas las escuelas iniciáticas (los grados que están dentro de los círculos más internos, mas allá de los grados públicos rosacruces, masones, mágicos, etc.) usan este conocimiento y poder para el bien o para el mal, pero desde el punto de vista de los maestros de la antigüedad, ese era el objetivo.

Diferentes sistemas en diferentes épocas

Según el periodo histórico y la mentalidad de la humanidad en cada momento, estas enseñanzas esotéricas han ido saliendo a la luz (con más o menos fortuna, más o menos información, más o menos desinformación, y más o menos distorsión) con diferentes denominaciones. Sistemas de transmisión de información esotérica incluyen la magia, la masonería, la teosofía, la gnosis, el rosacrucismo, la metafísica, la antroposofía, etc. Cada sistema posee su propia estructura y cosmovisión, que varían de una a otra, que están peleados en algunos casos, que se contradicen flagrantemente en otros y que se complementan perfectamente en algunos más. Y como todo, cada escuela o línea tiene una estructura muy definida.

Por ejemplo, la magia tiene un director a quien llaman Ippssissimus, la masonería tiene a su Gran Maestre, la teosofía a su Presidente, la gnosis a su Perfectis,  los rosacruces a su Imperator y los metafísicos a sus Instructores.

Más aun, cada uno de estos sistemas de transmisión de conocimiento esotérico tiene sub-divisiones en tradiciones, ritos, logias, etc. En la magia, por ejemplo, existe la magia pagana, la magia neopagana y la magia cabalística. La magia cabalística, la última, se divide a su vez en magia ritual y magia enochiana y, de nuevo, la magia enochiana se divide en alta magia y magia práctica.  La magia neopagana se divide a su vez en la tradición celta, la tradición gardneriana, etc.

La masonería, por su lado, en su parte pública, se divide en ritos como el egipcio, el filosófico, el martinista, el escocés, el astrológico, etc., etc. Sobre teosofía tenemos la división entre la teosofía antigua de la lejana Grecia, promulgada por Amonio Saccas, y la teosofía moderna de Blavastsky, movimiento precursor de la mayoría de ideas tan distorsionadas de lo que hoy conocemos como “nueva era”.

Siguiendo con las divisiones, la gnosis se divide en cataros, albigenses y valentinianos, los rosacruces se dividen en logias, fraternidades, hermandades, ordenes y sociedades, y la metafísica, por último, se divide en pagana y cristiana, platónica y una línea promulgaba por la escritora Conny Méndez que viene a ser una mezcla de varias de las líneas anteriores.

Todos unidos, todos peleados

En los años 30, varias de estas escuelas y órdenes decidieron unirse para crear una organización que mantuviera y protegiera todo este conocimiento esotérico, y así nació la federación FUDOSI, que duró bien poco, porque fue desmontada en 1951. Fue creada por rosacruces (AMORC), masones, martinistas, y otras cuantas escuelas iniciáticas, pero, como siempre pasa, fue opuesta directamente por otra organización llamada casi igual, FUDOFSI, formada por otras tantas escuelas y organizaciones esotéricas pero totalmente contrarias a las primeras. Tampoco duró mucho esta organización y fue desmontada ya hace algunas décadas.

Al final, el objetivo perseguido por este tipo de escuelas y organizaciones es el mismo, perpetuar el saber arcano sobre las leyes que rigen la Creación, y como usarlas, a priori, para el bien mayor de la humanidad. Puesto que en estos momentos, y desde la manipulación del ser humano este conocimiento no es público, debido precisamente a que el ser humano no es aquello que debiera ser para vivir en armonía con estas leyes, la mayoría de este conocimiento se mantiene “oculto”, de ahí la denominación de ocultismo de Eliphas Levi. Pero eso es algo que ya está cambiando, pues poco a poco, el ser humano, va expandiendo su conciencia, y poco a poco se libera todo este conocimiento y sabiduría que sigue siendo usado por unos pocos para un control de unos muchos, pero eso es algo que no va a durar demasiado. Aquel que está listo, encuentra el sendero del camino iniciático, el sendero del camino personal, y no tiene que más que tener una fuerte vocación de servir a los demás y de querer ayudar al prójimo, y con ello me refiero a la raza humana en su conjunto, para que ese conocimiento le vaya siendo transmitido y aparezcan las fuentes, maestros y oportunidades para ello.

Escrito por:
David Topí

La Multi-Dimensionalidad del ser humano

Cuerpo Colores Luz

 ¿Cómo ser un humano consciente? ¿Cómo ser un humano? Primero hay que saber qué es un humano, Ok.

Ser humano no es fácil. Sobre todo, cuando uno contem­pla de dónde venimos. Entramos aquí desde las más altas es­feras, de altas dimensiones, y nos metemos en un cuerpecito muy apretadito. Y eso cuesta mucho. Cuando pensamos que llega un ser a este mundo y tiene que meterse en un cuerpe­cito de bebé…, eso debe costar. Y, ¿qué hace un bebé todo el día? Aparte de llorar, aparte de hacer sus necesidades, apar­te de mamar la tetita de su madre si tiene suerte. ¿Qué hace? ¡Dormir! Necesita dormir, porque necesita ese tiempo para poderse adaptar a ese cuerpo físico.

Cuando un ser decide llegar a este mundo, toma una de­cisión consciente para encarnar dentro de un cuerpo físico. Eso es un ser, es un ser divino, un ser multi-dimensional, y ese fractal al final del camino, es su cuerpo en 3D, en tercera dimensión, significa que se puede medir, se puede pesar, se puede tocar, es real en esa dimensión. Pero ese ser cuando ya ha tomado la decisión, ya ha elegido a su mamá, es cuando la madre está embarazada, ese bebé, ese ser no está dentro de la mamá. Sólo va y viene a ratos para ir reconociendo ese cuer­po físico, a medida que va creciendo, y sólo está dentro de la mamá a ratitos cuando la mamá nota que el bebé se mue­ve, da esa patadita. En ese momento está dentro de la mamá. Pero pasa la mayor parte del tiempo, sobre todo durante los dos primeros trimestres, por allí. ¿Qué significa por allí?

Cuando ese bebé nace, en el momento del parto cuando el bebé es expulsado del cuerpo de la madre, es cuando el alma, el espíritu se incorpora con el cuerpo físico, y es un ser completo viviendo aquí en la tercera dimensión.

Pero, ¿qué pasa cuando dormimos? Nosotros estamos compuestos por un cuerpo físico y por un cuerpo mental. Se puede llamar esa parte ‘espiritual’, esa parte eterna, como un cuerpo mental. Ese cuerpo mental acoplado a lo que es el cuerpo físico, tiene una parte multidimensional. Significa que una persona es completa incorporando todas las multi-dimensiones en uno. ¿Ok?

Pero estamos aquí dentro de un cuerpo físico, y necesi­tamos salir del cuerpo físico para permitir que el cuerpo descanse, y también para volar. Ese cuerpo mental también tiene, digamos, una memoria que podemos llamar ‘la súper-memoria’. Ahí está la memoria de todo nuestro viaje, desde que elegimos estar como un ser vivo en esta existencia. La súper-memoria se podría contemplar como el disco duro del ordenador, ahí está todo. Y aquí, -en nuestra cabeza-¿qué tenemos dentro? La mente, la memoria de la mente estúpida. Esta es la que acompaña el cuerpo físico, es la que recuerda y acumula software, datos de esta vida, la mente estúpida. La que acompaña el ego, la que piensa, la que lo sabe todo.

Pero si yo digo: “Yo soy”, ¿qué señalo?, ¿aquí? (en la cabe­za), ¿dónde señalo YO SOY? ¡Aquí!, en el pecho, en el corazón, ¡claro! Esta es nuestra súper-memoria, es aquí donde está todo. Si uno quiere acceder a ese disco duro, a esa informa­ción que está en multi-dimensiones, tiene que saber hacer una transmisión de datos, de información, desde el “yo soy”, desde la súper-memoria, a la mente estúpida. ¿Os gustaría saber hacer eso?

Quiero saber, ¿quién soy yo?, ¿de dónde vengo?, y ¿a dón­de puñetas voy? Hay dos maneras de poderlo hacer. Si que­réis aprender, sólo requiere constancia y paciencia. Todos dormís, ¿verdad? Cuando te vayas a acostar por la noche, dejas a tu lado una libreta, un bolígrafo y una pequeña lamparita, ayuda. Y cuando te despiertas por la mañana, antes de que pises el suelo, anota lo último que recuerdas. Aunque pa­rezca una tontería. Por ejemplo, te despiertas por la mañana recordando a Richard Gere… Entonces abres los ojos, y aun­que sea con los ojos medio cerrados y aunque sea a oscuras, apunta “Richard Gere”, eso para las chicas…, y para los chicos ¿qué sería? Sharon Stone… ¿0 ya está pasado de moda?

Te sorprenderás que por el mero hecho de escribir lo úl­timo que recuerdas es como si tirases del hilo y de repente: “Richard Gere me estaba dando un beso en la mejilla”. Y…, “yo puse la mano alrededor de su cuello, y me cogió por la cintu­ra, y recuerdo como me soplaba a la oreja, ‘¡Cuánto te quiero, Suzanne Powell!’” Y de repente te va saliendo todo el sueño que tú has ido recordando, porque has tomado el impulso de escribirlo primero.

Así es como se hace ‘la escritura automática’. Las personas que saben transcribir información canalizada lo hacen así. Te puedes sorprender por sólo rescatar una pequeña infor­mación, cómo de repente te salen tres hojas. ¡Luego aprende a leer qué has escrito a oscuras!, eso es otra cosa…, descifrar líneas escritas encima de líneas.

Cuando hacemos esto, estamos accediendo, sacando in­formación del disco duro. De la súper-memoria. Ahora bien, ¿quieres coger información al azar? 0, ¿quieres buscar in­formación? Vas a dormir, cierras los ojos, haces unas respi­raciones con consciencia y haces preguntas. ¿Qué relación tiene Richard Gere conmigo? Luego no te quejes de las respuestas. Puedes hacer todas las preguntas que quieras e irás recibiendo trozos de información, aunque parezcan que no tienen ninguna relación entre sí, están conectadas.

Algún día, todos esos trozos de información, serán como piezas de un puzzle, y las piezas empiezan a encajarse y em­pezarás a saber: cuál es tu propósito de vida. Vas a empezar a conocer tu programa, qué es el programa o plan de vida de cada uno. Ahora bien, si has dado un paso más adelante y quieres hacer un trabajo consciente, puedes hacer lo mismo a través de la meditación. Porque, ¿qué pasa cuando dormi­mos? Cuando uno cierra los ojos y realmente uno dice: “Es que me he ido”. Lo puedes hacer sentado escuchando una charla y de repente das un cabezazo…, “me he ido”. Y en ese tiempo de “me he ido” puede ser un segundo, pero te puede parecer una eternidad. ¿Por qué?

Cuando dormimos o cuando meditamos el cuerpo mental abandona el cuerpo físico y viaja. Viaja en multi-dimensiones, fuera de limitaciones de tiempo y espacio. Por lo tanto puedes preguntar: “¿De dónde vengo? Quiero ir a mi casa, quiero conocer otros mundos”. ¡Encima es gratis! No hace falta pagar una entrada de cine, ni coger una nave espacial. Cuando viajamos conscientemente podemos recoger infor­mación. Hay personas que incluso sueñan que han estado en un sitio fantástico, con flores, y cuando se despiertan, pue­den oler el perfume de las flores en sus manos. O dicen que han estado en una playa con piedras azules y al lado de la cama, la mesita de noche, hay una piedra azul… Eso sí que son experiencias mayores.

Cuando hacemos meditación, entramos con consciencia en ese modo. Hay personas que tienen una enorme suerte que dicen: “Voy a meditar”, ala de tres, se han ido por com­pleto. A veces en las clases que enseño con meditación, hay algún gracioso que dice “voy a meditar” y está roncando, a los segundos, con una facilidad increíble. Como mi hija…: “Venga mami, vamos a meditar” y desde muy muy pequeñita a la de tres…, ya está roncando. Recuerdo una noche me dice: “Mami, sabes que…” -como cada noche la acuesto a las nueve y meditamos juntas- “Mami, sabes que…, tú medita, porque yo me voy a quedar a mirar cómo tu otro cuerpo sale”. Digo: “Vaya…, mira la peque”. Entonces, claro, si tu hija te dice eso, ¿vas a meditar de verdad? ¿O vas a estar allí con un ojo en­ganchado a ver qué hace la pitufa? Lo curioso es que yo disi­mulé, y dije: “Va, pues voy a meditar”. Hacemos las respira­ciones con consciencia y cierro los ojos…, bueno…, a medias. Al cabo de dos o tres minutos, protesta: “Jo mama, ¿cómo es que no te vas?”. ¡Claro!, que no estaba puesta la consciencia de que me iba a ir. Por lo tanto, no veía lo que ella sabía que tenía que ver. Entonces, digo: “Va venga, vamos a hacerlo…” Hago las respiraciones, me pongo en modo de meditar, dos segundos…, y…, roncando, ya está.

Cuando cerramos los ojos sale el otro cuerpo, en medita­ción y cuando dormimos. El cuerpo físico descansa, se recu­pera, vuelve el cuerpo mental y por la mañana te despiertas refrescado… Pero, ¿qué pasa si viene alguien y te despierta bruscamente? No encajas bien, quedas medio dentro, medio fuera. Te encuentras mal durante dos o tres horas hasta que finalmente se acopla bien. Esto os habrá pasado alguna vez, te estás durmiendo o te estás despertando y alguien dice: “¡Venga ya, despierta!”.

Hay personas que cuando se despiertan por la mañana o intentan despertarse por la mañana y no pueden, pasan un terror increíble, porque es como si alguien les ahogara en el cuello y tienen un enorme sufrimiento porque notan que el cuerpo físico está completamente paralizado.

¿Y por qué pasa eso? Eso significa que alguien, alguna frecuencia, una baja vibración que está por ahí, está tapando su puerta de acceso. Eso pasa también a personas que inten­tan hacer viajes astrales. Es muy muy delicado, y al menos que tengas cierta experiencia o que alguien te pueda guiar para hacerlo, que no lo hagas. Si es algo espontáneo, es como un trato predeterminado con tu ser. Pero si lo haces inten­tando y no es una cosa controlada, es una manera de salir de tu cuerpo físico con consciencia y viajar. Y que no lo hagas para espiar a tu marido…

Recuerdo a un alumno que dijo: “Ah, pues me ponía muy tranquilo, muy relajado y de forma espontánea, acabé en la casa de mi familia en Sevilla y podía ver toda la escena, y cuando volví a mi cuerpo, llamé a casa en Sevilla: ‘Mamá, mire ‘usté’ este collar que te has puesto es muy bonito. ¿Quién te lo ha regalado? Ah, por cierto, la bata está un poco sucia por detrás.’” “Pero hijo, ¿cómo es que sabes estas cosas?”. “Es que mami, no te lo vas a creer, es que me he pegado un viajecillo…”

Si es espontáneo bien, pero si dices: “Voy a ver a mi madre y le voy a dar un susto ya verás…. Es un tema muy delicado y hay que entender al ser humano como un ser completo.

Hoy en día oigo a mucha gente diciendo: “Yo canalizo al Saint Germain, y yo canalizo a la virgen María, y yo canalizo a los ángeles y los guías…” Yo digo que no hace falta canalizar a nadie porque ya están todos encarnados aquí en estos mo­mentos. Mira a tu vecino, a ver quién es. Igual tienes sentadito a tu lado a la Virgen María, o al San Miguel.

¿A quién hay que canalizar?, o ¿qué se entiende por canalizar? Significa pasar por tu canal, como si fuera una emisora de radio. Es viajar en multi-dimensiones, por diferentes frecuencias, como en una radio, y el secreto es canalizarte a ti mismo. ¿Alguien sabe canalizarse a sí mismo?

Eso sí que es del nuevo paradigma. Somos seres multidimensionales, por lo tanto somos muchísimos aspectos en uno y puedes ir integrando en ti algunos aspectos de ti. Según la vibración que puedas alcanzar, puedes ir transformándote en un canal para poder transmitir lo que vienes a trabajar. No hace falta canalizar a los demás, sino a uno mismo. Eso significa, para el cambio del paradigma: es ser quien tú eres realmente para hacer tu trabajo, para hacer lo que tú has venido a hacer aquí y ahora. Deja de buscar ahí fuera, conéctate contigo mismo, conecta con tu súper-memoria, navega por tu propio canal y vibra alto para bajar esos aspectos de ti, dentro de ti mismo.

¿Cómo se puede hacer esa conexión con uno mismo? ¡Muy fácil! Sólo hay que quitar el polvo de tu antena. ¡Un poquito! ¡Sacudes un poquito! Saca el polvo. Tu cuerpo físico tiene su cuerpo mental uno acoplado al otro, la mente estúpida, la súper-memoria y un campo magnético. ¿Qué es un campo magnético? El aura. No hay nada especial del aura. ¿Cómo se forma el campo magnético? Somos seres magnéticos. ¿Ok? Habréis oído hablar de los chacras, ese cuerpo de chacras que pertenece a la cuarta dimensión, que se acopla a nuestro cuerpo físico. ¿Se pueden ver los chacras? No, pero se pue­den hacer fotos con la máquina Kirlian. ¿Qué es un chacra? Es un agujero negro. Son transformadores, giran a una velo­cidad y cogen una frecuencia, y esa frecuencia tiene un color que brilla fuera del cuerpo físico.

Cuando una persona está sana y relajada, su campo mag­nético expande doce metros alrededor de la persona. Sana y relajada. Imagínate que estás sentado en un cuarto en si­lencio, con calma, no oyes nada, pero de repente, sientes que alguien entra. Y te giras y alguien acaba de entrar en la habi­tación. ¿Os ha pasado alguna vez?

Cuando le ponemos emoción, intención, ganas, podemos hacer que nuestro campo magnético cruce todo el planeta. Puede cruzar todo el planeta. ¿Os ha pasado alguna vez que estás pensando en alguien en Australia, y piensas: “Voy a lla­mar a mi amigo George en Australia”. Y de repente vas a co­ger el teléfono, lo coges y ya está al otro lado. Ya está ahí. “Eh, ¡qué te llamaba!”. “¡Qué bien majo, pues pagas tú la llamada, eh! Yo no he marcado, pagas tú…”. ¿Os ha pasado alguna vez? ¿Por qué? Porque tu campo magnético ha alcanzado el cam­po magnético de la otra persona, y por vibración, la trans­misión de frecuencia -porque pensamiento es frecuencia- ha alcanzado a la otra persona, ¿ok?

Cuando piensas en alguien…, dicen: “Dónde va tu pensa­miento, ahí estás tú, ahí está tu energía”. Por lo tanto, piensa con intención, más vale que sea bueno. Si piensas con mala leche hacia una persona, te haces daño a ti mismo porque bota de un campo magnético a otro campo magnético. Ama a los demás como a ti mismo. Porque siempre lo que das, vas a recibir. Porque vamos como burbujas por ahí que vamos chocando uno con el otro con nuestros campos magnéticos.

Dentro del campo magnético está la información energéti­ca de cada uno. Si tú estás en control de tu sistema nervioso, tu campo magnético será brillante y sólido, compacto. Pero si estás deprimido, enfadado, descontrolado en tu sistema nervioso, tu campo magnético va a ser como un blandiblu, disperso, como un globo cuando se ha hinchado muchas ve­ces y pierde elasticidad.

En cambio cuando el campo magnético está centrado, la mente está concentrada, uno está en el centro y brilla y nada puede penetrar. Por lo tanto, lo que puede haber en el entor­no que no está en sintonía contigo, rebota. Nadie te puede hacer daño.

Según la alimentación de una persona, puede afectar tu campo energético, tu campo magnético. Si tú dieta está ba­sada sobre dulces, alcohol, cereales refinados…, tu campo magnético se dispersa, y te deprimes. Pero si utilizas por ejemplo, el arroz integral, tu campo magnético se concentra. Porque estamos hablando que en el universo todo se basa sobre Ying y Yang: polo positivo, polo negativo y neutro.

Una persona que tiene tendencia a la depresión, tiene un exceso de polo negativo, y una persona feliz, concentrada en un campo magnético, va a ser una persona centrada en con­trol de su sistema nervioso, por lo tanto una persona prote­gida.

Si tú quieres aprender a conocerte, tienes que controlar tu sistema nervioso para poder controlar tu mente, tener tu mente en paz. Tienes entonces paz en el espíritu y tendrás la capacidad de poder olvidarte de ti mismo. Sólo cuando te olvidas de ti mismo, creas un vacío, y puedes salir con faci­lidad de tu cuerpo y puedes expandirte y trabajar en multi-dimensiones. Pero una persona que no controla su sistema nervioso, es imposible que pueda tener paz que pueda esca­parse de uno mismo.

Porque cuando queremos buscar algo y queremos contro­lar algo, el mayor problema es que nos metemos en medio. Por ejemplo: tienes ojos y eres consciente de que tienes ojos. ¿Cuándo te vuelves consciente de que tienes ojos? Cuando empiezas a ver lucecitas y manchas y cosas que no quieres ver. Tus ojos entonces se meten en medio, entre lo que ves y lo que quieres ver. Cuando queremos alcanzar algo a nivel multidimensional, ¿qué se mete en medio? La mente estúpi­da. Entonces tenemos que, como decimos en inglés “to be out of your mind”, estar fuera tu mente, que también significa estar loco, un poquito loco.

¿Cómo ser un humano consciente? ¿Qué pasa cuando dormimos y soñamos? ¿Podemos cocrear y moderar nues­tra vida? Sí. Para poder co-crear tu vida y moldear tu vida, tienes que entender qué es tu vida. Antes de nacer, antes de venir aquí, tú programaste un programa para tu vida basado sobre tus experiencias en otras vidas. Hiciste como un ajuste de cuentas: “Venga, voy a volver para arreglar aquello que no hice bien en otras vidas”. Hiciste un programa. ¿Y dónde se mete ese programa? En el disco duro, y dónde está el disco duro? En la súper-memoria. ¿Ok?

Si quieres saber cómo co-crear y moldear la vida tienes que acceder al disco duro. A saber porqué has venido aquí. ¿Y cómo lo vamos a hacer? Meditando con consciencia, al menos intentarlo, es empezar. “Practicar, consciencia y pa­ciencia”.

¿Cómo podemos evolucionar conscientemente a nivel personal y a nivel colectivo? Primero, empezar con uno mismo. Esa evolución es desde la comprensión. ¿La vida es un sueño o es real? Buena pregunta. ¿La vida es un sueño o es real? ¿Y si son las dos cosas? Son las dos cosas. La vida es real porque estamos viviendo una experiencia física aquí y ahora como un fractal en 3D. Aunque seamos personas com­pletas en multi-dimensiones. Pero también es un sueño, ¿por qué? Porque estamos dormidos. Necesitamos re-conocer qué hacemos aquí, salir de esa burbuja, ese velo ilusorio de que “somos impotentes, muy pequeñitos, y no somos nada”.

Transcripción de la Conferencia de Suzanne Powell

Soltar, dejar ir, desprenderse de los apegos

© Aina Climent    http://ainacliment.tumblr.com/                                                                                                                             © Aina Climent

Entre las orillas del dolor y el placer fluye el río de la vida. Sólo cuando la mente se niega a fluir con la vida y se estanca en las orillas se convierte en problema. Fluir quiere decir aceptación, dejar llegar lo que viene, dejar ir lo que se va.   

Sri Nisargadatta Maharaj

Estamos en otoño. Los árboles se tornan de colores rojizos y día a día van perdiendo sus hojas, que van rodando por las calles. También para nosotros, seres en proceso de crecimiento, es tiempo de soltar y dejar caer. Tiempo de desnudarse, como se desnudan los árboles en otoño, y desprenderse de lo que nos sobra, como las hojas que fluyen en la corriente de un rio.Es momento para la renovación, de ir hacia la esencia, de dejar morir y abandonar todo lo  que nos pesa, ata y limita. De soltar aquello que nos impide fluir con la Vida: los apegos.

Cabe preguntarnos: ¿A que estoy apegado? ¿De qué necesito desprenderme? La imagen es soltar, dejar de retener, abrir la mano y dejar ir. Desprendernos de objetos materiales  que puedan servir a otros. Dejar de aferrarnos a relaciones insanas, dependientes y dañinas. Soltar nuestro apego a la tristeza, el vicio de la melancolía. Soltar viejas creencias y resistencias. Soltar ideas locas, esas fijaciones cognitivas que arrastramos desde la infancia. Soltar y dejar atrás el peso de los condicionamientos de las relaciones con nuestros padres en la infancia.

Atreverse a hacer algo nuevo, dar rienda suelta a algunas emociones, por ejemplo el enfado. Algunas personas no se atreven a enfadarse por miedo a ser abandonadas y luego reaccionan  desde una agresividad pasiva. Aprovecho para reivindicar el valor de la protesta como paso previo a la aceptación, la protesta como sana autoafirmación de la propia existencia y signo de una  buena autoestima.

Soltar culpas, resentimientos y rencores. Perdonarse y perdonar. Soltar miedos, esquemas mentales, rutinas, vicios y malos hábitos. Ejercitar el desapego. Atrevernos a ser libres, atrevernos a Ser, caminar ligeros de equipaje, como El Loco, el arcano del Tarot. Perder el miedo a perder.

Verdaderamente, la práctica del desapego nos conduce a la libertad interior.

Son muchas las capas que hay que ir abandonando para llegar a la esencia. El camino requiere soltar lastre, ir despojándose de condicionamientos, creencias y limitaciones, vislumbrar ese lugar de quietud en nuestro interior y quedarse a vivir en él. Hace unos días tuve un bonito sueño: me encuentro que mi casa (que no es mi casa real) ha sido asaltada, pisada, revuelta. La miro y no doy crédito, sorprendida me pregunto: “¿cómo he permitido que esto sucediera?” De pronto me toco el corazón y me digo: “mi corazón no puede ser destruido, este es mi verdadero hogar y es inalterable”. Es cierto, pase lo que pase nuestra esencia está intacta.

Necesitamos aprender a desprendernos de lo viejo para abrirnos a lo nuevo, sin embargo la tendencia es aferrarnos “con uñas y dientes” a lo familiar y conocido, actitud vital que termina conduciéndonos inevitablemente al sufrimiento.Cuando tomamos conciencia de la impermanenciainherente a la Vida y la fugacidad de todos los fenómenos, de que lo único que tenemos en realidad es el ahora, empezamos a ejercitar el desprendimiento como actitud vital y aprendemos a fluir con los acontecimientos, lo que nos conduce hacia la auténtica libertad.

El sendero hacia la esencia no pasa por perfeccionarnos o “mejorarnos” como mucha gente cree, sino en desprenderse y soltar. El proceso de descubrir quiénes somos consiste en dejar ir, en abandonar todo aquello que nos impide Ser. Soltar abriendo la mano, soltar dejando escapar el aire lentamente diciendo adiós, y sobre todo soltar observando los pensamientos, los patrones de conducta y todo aquello a lo que estamos apegados, sin lo que, realmente, podemos vivir.Observar nuestros apegos una y otra vez derriba los muros de nuestro ego. Esta práctica es, junto con la meditación, una buena compañera en el viaje de nuestra vida.

Desde la perspectiva budista, el sufrimiento aparece cuando nos oponemos al flujo de los acontecimientos, cuando tratamos de aferramos a lo que inexorablemente se va, ya sean personas, sucesos, objetos o ideas. «Todo fluye», decía el filósofo griego Heráclito. Puesto que la vida es un cambio continuo y todo es fugaz y transitorio, es el intento por aferrarnos a una realidad cambiante la causa de nuestro sufrimiento.

Estamos atrapados por nuestra personalidad, dominados por viejos hábitos, creencias limitantes, condicionamientos, miedos y defensas. Nos liberamos cuando dejamos de identificarnos con el ego, cuando renunciamos esa imagen congelada de nosotros mismos, cuando dejamos de aferrarnos a esos mecanismos reactivos y vamos abandonando las estrategias basadas en el miedo.

Nos identificamos con nuestro ego para aferrarnos a algo que nos proporcione seguridad ante la angustia existencial, el devenir de la vida, la muerte. Y ello se debe a que es lo único que conocemos: hemos olvidado lo que somos en esencia, hemos perdido la conexión con el alma. Necesitamos escuchar nuestro corazón y nuestra alma. ¿Y qué anhela el alma? Ser en toda su plenitud, expresarse, expandirse como un Sol luminoso que irradia calor, vida, energía. Cuando permanecemos ahí nos sentimos completos y somos uno con el Todo.

Nuestra esencia es luz, creatividad, amor. Es un Sol luminoso oscurecido por las capas de  condicionamientos que lo envuelven y aíslan. Somos seres espirituales, compartimos una esencia común divina, pero nos hemos construido una coraza que nos dificulta el acceso a ella. Al Ser accedemos estando presentes en soledad y silencio. El Ser se revela al detenernos, permanecer y escuchar. Al atravesar esas capas de condicionamientos y traspasar los límites del yo para ir un poco más allá y más adentro. Cuando se abandona lo que se es para darse la oportunidad de devenir en aquel que aún no se es.

El Budismo y las diferentes vías espirituales nos invitan a transitar la vía del desapego, a soltar y no aferrarnos a nada, a confiar en el fluir de los acontecimientos. El apego emocional trae consigo inevitablemente temor, dolor, angustia y soledad pues antes o después todo cambia, se transforma y desaparece. Sólo en el devenir, en el constante fluir podemos Ser, vivir y amar plenamente.

Por

15 noviembre, 2013

Blog: Un Viaje al Corazón

¿Eres Próspero?

Eres Próspero

La mayoría de las personas se quejan por su falta de dinero y tienen la firme creencia que si no lo poseen en su cartera o cuenta bancaria…no son prósperos. Ser próspero tomando en cuenta la etimología de la palabra significa “llevar adelante una expansión” (Dic etimológico), lo que lleva a pensar que aun sin dinero alguien se puede considerar próspero, cuando tiene la esperanza en condiciones mejores de vida.

Así que indiferentemente del dinero que tengas eres una persona próspera si tienes proyectos y ganas, además aunque no seas capaz de verlo, tienes muchas cosas que agradecer en tu vida en este momento…mira a tu alrededor y observa todo lo que posees…date un tiempo para agradecer…A alguien agradecido se le abren las puertas del cielo.

Si en estos momentos no posees un trabajo que te genere dinero…considerate bendecido…¡Tienes la gran oportunidad de hacer lo que siempre soñaste!Dispones del tiempo necesario para dedicar a ese gran sueño… ¿No es eso lo que ha querido tu corazón siempre? Acepta que una parte de ti lo desea con todo tu ser.

Define aquello que deseas hacer con todo tu corazón y enumera los dones que posees para hacerlo ¿Por qué puedes marcar diferencia?

Otro punto que quizás te deprima es pensar en el pasado “las oportunidades perdidas, la falta de estudios, etc”…por excusas puedes buscar muchas, la situación real es que en las condiciones actuales de desarrollo puedes hacer “Master” sin pagar nada… porque hay tanta información para especializarte (Tutoriales, blogs, libros gratuitos, etc.)agradece los recursos que existen en estos momentos… ¡Una vez más…tienes mucho!

Quizás lo más difícil sea vencer el miedo y salir de la zona de comodidad, es más fácil quejarse en un trabajo que no te deja más que algo de dinero para “sobrevivir” que arriesgar…y la excusa que usas… es que tienes hijos, casa que mantener, etc. Algo que siempre hay que tener en cuenta es que si cada día te levantas sin ánimo y estás siempre agotado por un trabajo que te aporta sólo dinero pero no satisfacción, a la larga estás cavando tu tumba o sentando las bases para una futura enfermedad y si eso te parece poco, también estás enseñando a tus hijos a vivir una vida sin pasión, a no creer en sus sueños.

En fin la idea es que puedes ver la falta de dinero o empleo como la gran tragedia de tu vida y seguir buscando alguien que tenga la caridad de darte un sub empleo, pero lo que si es cierto que el desempeñarte profesionalmente en algo que no te apasione no te hace una persona próspera, porque pierdes entusiasmo por la vida… cada día te arrastras a un trabajo que se convierte en tu tortura más que en una satisfacción.

También tienes la opción de asumir tu situación actual con entusiasmo (inspiración divina) y mirarlo como la oportunidad de hacer tus sueños realidad, de crear ese trabajo que te lleve a Vivir más que a sobrevivir. Y esto no quiere decir que dejarás de asumir las responsabilidades de un hogar, una familia, etc. Por el contrario significa aportar calidad a tus relaciones familiares y un ejemplo de emprendimiento a tus hijos.

¿CÓMO ESTABLECER METAS?

1) Reconocer tus recursos o talentos

¿Con qué cuentas el día de hoy ?¿Qué tienes? ¿Qué talentos posees? Y no me refiero sólo a recursos materiales…sino aquellos dones que tienes olvidados o bien que has desarrollado con tus experiencias de vida.

2) Apostar por lo que te apasiona

¿Qué disfrutas hacer? ¿Con qué actividad se te pasa el tiempo volando? Es mucho más placentero desenvolverte en lo que te apasiona, porque el esfuerzo se vuelve placer. Y cada día te levantarás lleno de entusiasmo y ningún sacrificio será mucho porque te hace vibrar lo que haces.

3) Trazar una meta clara y precisa y en positivo

¿De qué manera pones al servicio de otros tus dones y lo que te apasiona?

Sólo a partir de saber con lo que cuentas y lo que te apasiona, puedes trazarte al menos una meta coherente con aquello que eres y tienes…de esta manera estás sentando las bases para que sea mucho más sencillo lograr aquello que anhela tu corazón.
Procura que esta meta esté basada en los deseos más íntimos de tu corazón…más que en el dinero y el reconocimiento…recuerda que cuando lo que haces es coherente con lo que eres y te apasiona…el dinero puede tardar pero siempre llega.

4) Ofrecer la meta al servicio de otros

¿A quién beneficiarías con tu meta? Cuando lo que anhelas no es sólo para tu beneficio, sino para el de muchos…la vida y Dios dicen… Amén.
La idea al final es sentirte realizado y pasar el legado de tu sistema familiar y beneficiar a los que vienen.

5) Recursos externos a ti con lo que cuentas

¿Qué persona puede colaborar con tu proyecto? En la medida que te encuentres abierto al mundo y a las personas, en esa misma medida sabrás establecer relaciones con los demás colaborativas en donde ambos puedan ganar.

6) Reconocer y Depurar creencias limitantes

¿Qué pensamientos y creencias limitan el logro de tus objetivos? ¿Qué te dijeron de tus sueños? ¿Quién ha fracasado en el sistema? ¿Qué miembro de tu familia ha estado en una situación similar? Es necesario profundizar en todo lo que te limite internamente, pensamientos que te frenan, experiencias de vida y transformarlos

7) Dejar la flojera

¿Cuánto tiempo le dedicas a tu meta? Si es el sueño de tu vida tienes que dedicarle tantas horas como sean necesarias, para sacarlo adelante…en un principio quizás lo tengas que hacer todo tu mismo, pero eso te ayuda a conocer todos los puntos y a emparte bien de lo que deseas. Además investigar y especializarte…busca ayuda de aquellos que ya han logrado lo que tu deseas e inclusive busca de establecer intercambio

8) Especializarte en lo que te gusta

Investigar y profundizar en lo que te apasiona, viendo todas las alternativas y buscando un área determinada, aprendiendo todo lo que tenga que ver con ello.

Escrito por Luz Rodríguez

Terapias y Productos

Reiki Aceite Esencial de SándaloAura Pereira Molina
Master Reiki
Cel 322 1254491
Horario de Trabajo: De Lunes a Domingo de 10:00 am a 6:00 pm
Consultas en Línea

Productos y Terapias a tu disposición:
– Esencias – Aceites Esenciales – Orgonitas – Flores de Bach – Armonizadores
Terapias: Reiki, Orgonitas, Vidas Pasadas, Lectura de Tarot, Equilibrio de Chakras, Sanación con Obsidiana, Carta Natal. Cursos y Talleres