Mi blog en el 2014…Los números de 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 8.500 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 3 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Lectura de Tarot

Tarot2

Consultas en persona y a distancia

Una lectura de Tarot es mucho más que la simple idea de predecir el futuro, es un momento en que se abren ante ti muchas posibilidades y caminos para elegir, es un momento de encuentro contigo mismo pues el Tarot es una herramienta de autoconocimiento, crecimiento y sanación.

En este fin de año descubre lo que hay dentro de ti, tus potencialidades y aquellas cosas que no te dejan avanzar para que una vez que las hagas conscientes comiences a trabajar en ellas y tu vida se abra ante otra perspectiva y nuevas posibilidades.

Citas 322 1254491 o deja tu mensaje y un mail

El Poder de la Gratitud me da mi Libertad

EL PODER DE LA GRATITUD ME DÁ MI LIBERTAD

por  Ricardo García

Cuando nos sentimos agradecidos por las experiencias de la vida, incluso aquellas más dolorosas que nos hacen sufrir y de las cuales se manifiestan para aprender de ellas, es la forma de recuperar nuestro estado natural de bienestar y felicidad del cual todos somos merecedores.

La actitud de agradecer nos conecta con nuestra verdadera esencia, nos permite ver el lado bueno y maravilloso que es existir.

Es relativamente fácil sentir gratitud cuando ocurren cosas buenas en nuestras vidas y se desarrollan tal y como la deseamos, inclusive en esos momentos solemos darlo todo por descontado y nos olvidamos de dar las gracias al universo por la experiencia vivida. Pero, ¿que ocurre cuando en nuestro corazones abrigamos sentimientos de rabia, ira, resentimientos, que se transforma en profundo dolor?  No siempre es fácil estar agradecido, especialmente cuando has vivido experiencias dolorosas y no te has podido reconciliar con ellas.

El solo hecho de reconocer el dolor y agradecerlo por su enseñanza, nos facilitara el proceso de salir de esa condición no deseada.  La actitud mas sana que podemos afrontar frente a un pasado doloroso, es aceptarlo plenamente, comprender que lo que nos sucedió fue producido desde nuestro nivel de consciencia en aquel momento, cuestión está que nos ayudará a vivir en paz con nosotros mismos y con los demás.

El perdonar nuestro pasado nos conduce a un nivel más cercano a la plenitud de nuestras vidas, liberándonos de ataduras y ayudándonos a ser más fuertes y sabios mediante el auto-conocimiento.

Perdonar es trascender los jucios, las ilusiones que formamos en nuestras mentes, creyendonos que solo somos un cuerpo fisico y no un ser espiritual teniendo una experiencia fisica. Cuando no perdonamos y no reconocemos nuestra inocencia, es señal de que aún tenemos tarea por aprender en este transito llamado vida.  Si tan soló recordaras quien eres en realidad y perdonaras a tú mundo, te toparias de frente con el milagro de saber que tú eres parte de Dios. Es decir, que tú tambien eres Dios y por ende, tú eres el milagro. Esá es la gran verdad  y mientras lo sigas negando viviras como hasta ahora, victima de las ilusiones que creas desde tu mente y que te separán de tu verdad, llevandote a fabricar toda clase de baja energía como la enfermedad, la pobreza, el caos hasta la muerte.

Normalmente cuando estamos atascados en eventos difíciles como una enfermedad, deudas o conflictos familiares o de parejas no podemos darnos cuenta de lo importante que es agradecer a la vida por eso que nos esta ocurriendo y que no es mas que un alerta para detenernos y cambiar, arreglar o solucionar nuestro conflicto interior que se esta manifestando de esa forma.

Vemos el problema desde un ángulo cerrado y creyendonos solo cuerpos fisicos en busca de respuestas externas que no nos permite comprender, el porqué, éso, nos esta sucediendo a nosotros. Cuando nos empeñamos en resolver nuestros conflictos externos desde un estado de angustia y dolor solo buscamos a quien echarle la culpa de lo que nos pasa, la mayoría de las veces comenzamos por juzgarnos y culparnos a nosotros mismos, sin tomar en cuenta que esa misma culpa la depositamos en nuestro sistema inmunológico y luego la vemos proyectada como pequeñas dolencias en nuestro organismo, generadas todas por nuestra molestia emocional ante la situación en conflicto que estamos fabricando en nuestras mentes.

El estado natural del ser humano es de total plenitud con abundante salud mental, física, espiritual y emocional.

Cuando aparece el dolor en nuestras vidas es para indicarnos que te has alejado de ese estado natural.

El dolor que enfrentas solo llega a tí con el fin de despertarte, para que vuelvas a tu centro y té reconectes a tu poder interior, para que té sintonices de nuevo con la fuente de todo bien. Con Dios, con la fuente de abundancia a la que tú perteneces.

Para responder ante cualquier situación no armónica en tu vida necesitas silencio, paciencia y capacidad de reflexión para no reaccionar de una forma inmediata desde el temor o el dolor. Toda respuesta para acabar con tus problemas procede del silencio.   El silencio es ayunar todo proceso mental, toda distración externa. Solo callando tus pensamientos y conectándote con el sentir del presente podras tener la experiencia de Dios desde el silencio.

Recuerda que estamos aquí para vivir el cielo en la tierra y la única forma de llegar allí es sintonizando nuestro único sentimiento que es el amor a la gran mente arquitecto de todo este universo. El cielo o el infierno son elecciones que haces a cada minuto con tus pensamientos. Si eliges desde el miedo viviras el infierno del Ego, ahora si decides contemplar el cielo en ti aparecera el Milagro en tú vida.

No abrigues bajos sentimientos en tu corazón, no permitas pensamientos limitantes en tu realidad, No dejes que el rencor, la duda, el temor, o el dolor te empañen la claridad de tu presente.

Dale la espalda al dolor y abre las puertas de tu Ser con gratitud.

El agradecimiento es un mensaje que nos enseño el maestro Jesús en su paso por este planeta.

Si deseas salud, amor, paz y abundancia en tu vida agradécela aun cuando la apariencia por la que estas atravesando diga lo contrario. Agradece con fe que el universo manifestara para ti y para todo tu mundo todo lo que necesitas para vivir en plenitud como lo mereces.

Agradece estar vivo, agradece quien eres y quien quieres ser, agradece contando tus dones, agradece el aprendizaje, agradece tu pasado, agradece tu presente y agradece tu futuro.

Agradecer sin expectativas y confiar que lo mejor siempre es lo que nos sucede, es señal de que estamos en sintonía perfecta con el ritmo de la vida y así abrimos la corriente de luz en este universo de posibilidades para todos.

La vida es un regalo maravilloso y la gratitud funciona como un imán Divino para recibirla en abundancia.

No te dejes llevar por las apariencias de limitación que hay a tu alrededor y en cambio conéctate con la fuente de toda abundancia que vive en ti solo con el acto de agradecer. Agradece por ti y por todos, recuerda que somos uno solo en infinitas formas de una sola idea. Ser Dios.

Vive cada minuto de tu vida agradeciendo el aire que respiras como manantial que te conécta con el todo.  El solo hecho de agradecer expande tu alma y transmuta toda oscuridad con rayos de luz por la creación.

Simplemente y con plena humildad. Gracias…

La Energía de la Intención

Una vez  que empezamos a vernos a nosotros mismos como seres energéticos que viven en un mundo energético, podemos entender la relación que existe entre el alma y el humano, la cual es un reflejo de la conexión entre el cielo y la tierra. Si bien nuestro enfoque tiende a estar fijo en nuestra humanidad, porque es de lo que somos conscientes, nosotros somos una mezcla de muchas energías diferentes, que podemos controlar mediante nuestros pensamientos. Cada pensamiento es una intención, una orden que emitimos a la energía que nos rodea para que pueda manifestarse.

Es la naturaleza de la energía el llegar a ser, ése es su único propósito. Y nosotros somos quienes tenemos el poder de comandarla. De hecho, sólo nos responde a nosotros. Imagínense estar rodeados por una multitud de seres, todos enfocados en ustedes, esperando que les digan qué hacer. Eso es exactamente lo que somos como humanos que viven en un mundo energético. Estamos rodeados de energía cuyo único propósito es hacer lo que nosotros le pedimos. Y pedimos mediante la intención.

Cada pensamiento es una intención, un mandato que sale y se manifiesta tal cual es. ¿Cambia esto la manera en que ven sus pensamientos? Debería, porque cada uno es igualmente poderoso y a cada uno se le responde de la misma manera. No hay pensamientos buenos ni malos, sólo hay pensamientos. No hay manifestaciones buenas ni malas, ya que cada una depende de nuestro nivel vibratorio, frecuencias energéticas que llevamos y cuán conectados estamos y cuán conscientes somos de nuestro poder. Cuanto más poder pongamos en nuestros pensamientos, mayor será la respuesta energética.

Aunque nos enfocamos en utilizar la intención como una herramienta en la manifestación, no nos damos cuenta de que todos nuestros pensamientos son parte de la intención y todos ellos manifiestan. Por lo tanto, los pensamientos de impotencia, limitantes, auto-derrotistas, reciben tanta atención y crean tanto como los pensamientos poderosos, ilimitados y edificantes. Cuando tenemos una mezcla de pensamientos, tienden a anularse mutuamente y nuestra creación queda bloqueada. ¿Cuál es su intención para su vida, éxito, relaciones o amor? ¿Qué piensan sobre ellos? Cada pensamiento es una intención, así que para crear los resultados más altos y mejores para ustedes, recuerden que cada uno recibe la misma respuesta y va a crear de la misma manera. Elijan los que realmente quieren y eso es lo que conseguirán.

Copyright (C) 2004-2011 por Jennifer Hoffman

Mentalidad de Pobre

Puede pensarse que todos deseamos ser personas prósperas y llenos de riqueza. Sin embargo y aunque lo pensemos no siempre es así. Muchos llevamos instalada una mentalidad de pobre, que de nos ser superada, nos condena a vivir en la escasez y en la dificultad.

El dinero es una de las creaciones humanas que más alegrías y tristezas ha causado sobre la faz del planeta. Algunas personas “se matan” por obtenerlo y casi todos usamos buena parte de nuestras vidas para producirlo, invertirlo, ahorrarlo o gastarlo.

Ya sea para obtener dinero o cualquier otro bien, lo que se cristaliza materialmente, primero ha debido ser pensado. Por lo que en cuanto a crear riqueza material se refiere, es poco probable alcanzarla si no se posee una mentalidad favorable a ese objetivo; un criterio productivo que nos permita crear y saber aprovechar las situaciones u oportunidades que nos llevan a ella. Poco o nada puede hacerse desde un sistema de creencias limitante, pesimista, negativo, que más bien viene a ser un claro factor de sabotaje del éxito material. Es por eso que para avanzar económicamente, existe un requisito indispensable y es superar lo que aquí denomino: la mentalidad de pobre.

La mentalidad de pobre es un estilo de funcionamiento mental que nos conduce a ignorar, evadir o atacar las formas positivas de pensar, sentir y actuar que nos pueden llevar a producir riqueza, expresada en dinero y bienes materiales, o en salud, relaciones afectivas o creatividad, entre otras formas posibles.

Al interrogar aun especialista en economía acerca de la dificultad de los pobres para acceder al dinero, me sorprendió con una respuesta inesperada: “Aunque no lo parezca -señaló-, son demasiados los pobres que no quieren ser ricos”. Se refería, el experto, a la falta de propósito, determinación y voluntad que tienen para superar sus barreras económicas, gran parte de quienes las padecen.

Esta tendencia de pensamiento se expresa en muchos de muchas formas. La revelan quienes repiten y “venden” a otros frases como: “tú no sirves para eso”, “el que nace barrigón ni que lo fajen chiquito”, “los ricos ya están completos”, “algunos tienen estrella y otros viven estrellados”, etc. Es mentalidad de pobre pensar que si otro no pudo, nosotros tampoco podremos. Con esta actitud ignoramos o subvaloramos nuestra peculiaridad y las capacidades reales que tenemos para transformar las cosas, independientemente de lo que otros hayan hecho o logrado.

La mentalidad de pobre se alimenta de las excusas (no tengo preparación, el mundo está en crisis, estoy pagando un karma) de los consejos de perdedores (no te des mala vida, la vida es para gozarla o quèdate como estas.); de la pereza (lo haré más tarde, eso es muy difícil.) y de la dependencia (el gobierno debería darme). Todo lo que niegue el poder de la consciencia, de la inteligencia, de la capacidad de cambio, de la voluntad y en general el poder personal para superarse y vivir plenamente nuestro potencial, es aliado de la mentalidad de pobre.

En lo estrictamente económico, una forma muy peculiar en la que se manifiesta claramente la mentalidad de pobre, es no sabiendo qué hacer si se tuviera abundancia económica. ¿Como podemos lograr algo en lo que ni siquiera hemos pensado? Una vez dijo Napoleón Hill: “Cualquier cosa que la mente sea capaz de imaginar, puede ser alcanzada. Norman Vincent Peale, también señaló: “Sólo puedes si crees que puedes”.

Quizás sea necesario saber el tipo de riqueza deseamos obtener para, dar con los mecanismos válidos que nos permitan obtenerla, y luego actuar en esa dirección, de manera coherente y tenaz. Como dice el propio Sweetland: “para poder tener éxito hay que pensar en términos de éxito” . ¿Pensamos nosotros en términos de éxito? ¿O más bien sin darnos cuenta pensamos en términos de pobreza y escasez?

Cuando perdemos altas dosis de energía entre preocupaciones, celos , envidias, flojera, resentimientos, y múltiples temores como los que sentimos hacia la muerte, la enfermedad o la vejez, el cuerpo se resiente, no dormimos bien, vivimos tensos y malhumorados o entristecidos, y dejamos de encauzar esa energía hacia la creatividad para alcanzar bienestar y logros.

En cuanto a la vieja idea de que el dinero es malo y que la gente cambia cuando tiene dinero, diré que no es el dinero lo que cambia a la gente, sino su falta de valores éticos, morales y espirituales. La solución no es vivir pobres sino evolucionar espiritualmente.

Esa mentalidad de pobreza debe ser detectada y superada. Para hacerlo nos toca fortalecer el pensamiento optimista, a través de la repetición de ideas favorables verbalmente o por vía de la visualización de imágenes mentales de éxito, apoyadas por una emoción intensa de expectación positiva. Esta expectativa se abandona luego y nos centramos en la acción inteligente y coherente con los objetivos.

Resumiendo, la fórmula que suele funcionar es: soñar, planificar, actuar y evaluar. Mírate mentalmente como deseas ser, piensa frecuentemente en ello, y haz lo mejor que puedas para alcanzarlo. Preparación y trabajo, iniciativa, creatividad y voluntad. Se ha dicho mucho y valorado poco eso de que “todo es mente, todo es consciencia”. Nuestro verdadero problema es que no nos damos cuenta de que en muy buen grado somos libres, podemos elegir, podemos cambiar, podemos crear una parte de nuestro mundo. Tenemos la llave que abre las puertas hacia el mundo de la prosperidad; falta saber si realmente deseamos llegar allí.

Lic. Renny Yagosesky

La Campana Tibetana

Campana Tibetana


De los múltiples objetos rituales budistas que se han popularizado en occidente, ninguno más importante que la afamada campana tibetana. Comúnmente utilizada como objeto decorativo o como instrumento ritual y de sanación en el barroco mundo esotérico, rara vez cuenta con el profundo nivel de significado que por siglos ha tenido dentro del budismo tibetano. La campana ritual, ( Sto. vajra ghanta o Tib. dorje drilbu) representa al principio femenino como la ‘perfección de la sabiduría’ (Sto.Prajñaparamita) la cual entiende directamente a la naturaleza última de la realidad, como ausencia de identidad inherente (Sto. shunyata). El vajra o cetro diamantino y la campana, son los dos principales instrumentos rituales que simbolizan la perfección del método o medios hábiles (vajra): el amor bondadoso y la compasión, así como la sabiduría o el vacío (ghanta). En conjunto, al vajra se le sostiene con la mano derecha y a la campana con la izquierda, representando así la unión inseparable del método y la sabiduría, cualidades indispensables para la consecución de la iluminación, meta final del budismo. A la campana se le describe como el medio a través del cual se ‘proclama el sonido del vacio’, sonoridad que surge de la ausencia de formas imposibles de existencia de la campana: el vacío de su forma, se irradia en todas las direcciones, disolviéndose más tarde de vuelta en el silencio o el vacío. Su boca u oquedad representa al vacío; el badajo o lengua a la forma. Como un símbolo sexual, la oquedad o el ‘loto’ de la campana representa al vacío como la vagina, y los ganchos del cetro diamantino, colocados en la parte superior de la campana, representan a las cuatro venas sutiles (Sto. nadis) que emanan del chakra de la rueda enjoyada en la punta del órgano sexual masculino, representando la forma o la apariencia. Su unión representa: la coincidencia del gran gozo, que se experimenta al morar en el entendimiento del vacío, con la compasión como su manifestación en el quehacer de la vida diaria o la forma. Como instrumentos rituales sirven al contemplativo, como un poderoso recordatorio en torno a las cualidades que requiere actualizar y las limitaciones que necesita trascender en el camino al despertar. Siendo la mente o conciencia la fuente de la totalidad de nuestra relación e interpretación del mundo, los medios y objetos rituales sirven de forma eficaz para lograr su reinterpretación y así, la construcción de una nueva y más sana relación con el entorno. Como verán, el uso y significado de estos objetos rituales, dista mucho de ser el que a menudo se les atribuye en el mundo esotérico. Las campanas tibetanas son tradicionalmente elaboradas de bronce y fundidas individualmente, a través de una hábil técnica de vaciado en arena. Moldes externos e internos son diseñados para la fundición de la campana, elaborados defina arena compactada y unidos por un pegamento elaborado con jugo de rábano o azúcar morena virgen. Una campana sencilla sin decoraciones o grabados es utilizada para modelar los moldes. Los grabados y embellecimientos externos son cuidadosamente impresos sobre el molde de arena externo, antes del proceso de fundición. Esto se logra a través de una serie de estampas de grabado para metal, impresas con los varios motivos que decoran a la campana. La empuñadura de bronce es por separado, utilizando la técnica de la cera perdida. Finalmente, las dos partes de la campana son unidas a través de una resina especial o un tornillo colocado entre ambas. En el hombro superior de la campana y dentro de un rosario interior de perlas, se encuentra el grabado de la flor de loto de ocho pétalos con ocho sílabas inscritas en el alfabeto tibetano. Los pétalos del loto, representan a los ocho grandes Bodhisattvas o discípulos del Buda y las ocho sílabas del mantra, simbolizan a sus ocho consortes como las diosas que hacen ofrendas con la siguiente distribución: Este – el bodhisattva Kshitigarbha (Tib. Sa yi snyinp – po) y su consorte Lasya (Tib. sGeg paama), la diosa que ofrenda belleza, representada por la sílaba Tam. Sureste– el bodhisattva Maitrella (Tib. Byams pa) y su consorte Pushpa (Tib.Me tog ma), la diosa que ofrenda flores, representada por la sílaba Mam.Sur– el bodhisattva Akashagarbha (Tib. Nam mkha’i snying po) y suconsorte Mala (Tib. Phdreng ba ma) la diosa que ofrenda guirnaldas, representada por la sílaba Lam. Suroeste – el bodhisattva Samantabhadra (Tib. Kun tu bzang po) y su consorte Dhupa (Tib. Bdugspos ma) la diosa que ofrenda incienso, representada por la sílaba Pam.Oeste– el bodhisattva Avalokiteshvara (Tib. sPyan ras gzigs) y su consorte Gita (Tib. Glu ma) la diosa que ofrenda música, representada por la sílaba Mam.Noroeste – el bodhisattva Manjugosha (Tib. Jam dialdbyangs) y su consorte Aloka (Tib. Mar me ma) la diosa que ofrenda luz, representada por la sílaba Tsum.Norte – el bodhisattva Vajrapani(Tib. Phag n ardo rje) y su consorte Nritya (Tib. Gar ma) la diosa que ofrenda la danza, representada por la sílaba Pam.Noreste – e lbodhisattva Sarva-nirvana-vishkambim (Tib. sDrib pa rma sel) y suconsorte Gandha (Tib. Dri chab ma) la diosa que ofrenda perfume, representada por la sílaba Bhum. En la base y parte superior del mango de la campana, generalmente se representan tres collares de perlas que simbolizan las 6 actitudes de largo alcance: paciencia, generosidad, moralidad, entusiasmo perseverante, concentración y sabiduría. Sobre los collares de perlas inferiores, se coloca e florero que contiene el néctar de la inmortalidad y del logro. En algunas campanas, el florero de la larga vida es substituido por un anillo abierto por el que se introduce el dedo medio o anular, el cual representa la sabiduría del vacío del cuerpo de la diosa Prajñaparamita (perfección de la sabiduría). Sobre el florero de larga vida se colocala cara de esta diosa, para simbolizar la absoluta no dualidad de la sabiduría de todos los budas – Prajña. Su cabello se encuentra recogido en un chongo, representando la atadura de toda la diversidad de interpretaciones de la realidad en una visión de no dualidad. Sobre su cabeza se representa una corona de cinco puntas que simboliza a las cinco sabidurías búdicas: cual espejo, características, igualdades, actividad y espejo de la realidad. Finalmente, en la parte superior del mango, se coloca la mitad de un cetro diamantino o vajra, que simboliza la maestría de la energía de la sabiduría o el entendimiento último de la naturaleza de la realidad. Así, en un solo objeto, la tradición budista tibetana representa las herramientas y cualidades que un individuo debe perfeccionar, para ascender hasta el estadio de un buda o un ser perfectamente actualizado.